Crónica Global

Reportajes

Esto es así


Recomendaciones semanales (y alguna queja)


Por Isabel Coixet

#estoesasi

El carpaccio de Barkano

Un pequeño establecimiento genuinamente italiano en la esquina de la calle Roselló con Viladomat (Barcelona) donde por nueve euros puedes disfrutar de un excelente carpaccio con rúcola y parmesano (sacado de una rueda gigante de Parma que preside el interior), una copa de barolo y un muy buen pan casero caliente. Si uno ignora la sombrilla de Mahou de la terraza, podrías estar en cualquier trattoria del Prato en Roma.

El disco de Solange Knowles

Delante de la sobreproducción aplastante del disco de Beyoncé, su hermana ofrece un conjunto de preciosas canciones, entre las que destaca Cranes in the sky. Es honesto, bello, íntimo y respira un feeling del que carece Queen B. Para escuchar en un viaje desde Chicago a Nueva Orleans. O desde La Coruña a la Alcarria.

El vitelo tonnato de Mercadona

Por 2,60 euros, Mercadona ofrece un paquete del famoso entrante italiano a base de ternera cocida y salsa de atún, bastante conseguido. Tuneado con alcaparras, nadie notará que no lo has comprado en un delicatessen de postín.

'Fuocoammare'

Un documental magistral que ganó el Oso de Oro en el pasado Festival de Berlín y que no ha tenido el eco que merece. En la isla de Lampedusa (Italia), sus habitantes cohabitan sin cruzarse con los refugiados que llegan incesamente a sus costas. Sin buenismos, sin sentimentalismos, sin trampas, Fuocoammare está en la antítesis de los reportajes televisivos cargados de buenas intenciones y cero reflexión.

'Tres días y una vida'

Pierre Lemaitre lo ha vuelto a hacer; una novela que utiliza la estructura y algunos clichés del género policiaco (el niño desaparecido en el bosque) para ofrecer una inquietante mirada sobre una pequeña comunidad y una profunda reflexión sobre la redención. Magistral.

A evitar

La felicidad después del orden. Este libro japonés que promete la felicidad si ordenas tus armarios y sacas los post-it y las migas del croissant de tu mesa de trabajo. Tíraselo amablemente a la cara del que te lo regale.