Crónica Global

Reportajes

El coche de los sentidos a través del tacto


El tacto es la percepción sensorial perfecta para conseguir una perspectiva más detallada de aquellos objetos que vemos


Claudia Granja

¿Se puede tocar la perfección?

El tacto es de todos los sentidos humanos, probablemente, al que menos valor se le da. La vista juega un papel importante, ya que nos ayuda a predecir cómo es un objeto antes de tocarlo; rugoso, liso, fino, grueso, duro, suave… Aun así, el tacto nos permite conocer otras características de los materiales que nos rodean, como la temperatura, la presión o la profundidad, que a simple vista, son imperceptibles. Los adjetivos que podemos atribuir a un objeto cambian completamente cuando no sabemos qué tocamos y tampoco lo vemos.

Todo reside en la piel

Los humanos recibimos la información sensorial del tacto a través de los corpúsculos. Estos son terminaciones nerviosas que se hallan en la piel y de las que hay cinco tipos. El de Pacini es un tipo de mecano receptor sensorial de la piel, que permite sentir la presión o una vibración rápida. Los de Meissner permiten al cuerpo sentir el tacto suave. A estos se suman los de Ruffini, que son los encargados de registrar la temperatura. Y por último, existen los corpúsculos de Hassalson que son conjuntos celulares en el sistema inmunológico. Gracias a todos ellos, los humanos podemos reaccionar ante las quemaduras o el frío. Asimismo, podemos apreciar algo suave, o duro, así como blando o rígido. Todas esas emociones pueden aumentarse si dejamos de ver qué tocamos. 

Tocar para experimentar

Más de 150 pruebas

En el equipo de SEAT del departamento de Háptica, Raúl Funes conoce a la perfección las reacciones del cuerpo humano al tocar ciertos objetos, y, más aún, conoce las necesidades del cuerpo para sentir el máximo confort cuando lo hace. Por eso, un equipo de 10 especialistas trabaja para analizar el tacto específico que los materiales deben tener en cada parte del coche, especialmente, aquellos con los que los conductores y pasajeros tendrán un contacto directo con sus dedos, manos y brazos.

 

El futuro es táctil

Para ello, el equipo estudia durante más de tres años la calidad y precisión que necesitan aportar los materiales en un coche antes de entrar en el mercado. Además, las pruebas se realizan a ciegas para que la reacción cerebral no se vea alterada por otro sentido. Raúl asegura que “con el avance de la tecnología, las pantallas táctiles tendrán una importancia vital en los coches”, y añade “aunque siempre, sea el material que sea, deberemos asegurarnos de que la disposición de todos los elementos es consistente con el movimiento humano natural”.

Personas sin 'vicios' deciden cuáles son los mejores materiales

Cartela ending logo naranja

Contenido elaborado con la colaboración de SEAT