Menú Buscar
Crónica Global

Reportajes

Coixet va al Tablao de Carmen del Poble Espanyol


Recomendaciones semanales (y alguna queja)


Isabel Coixet

#estoesasi

Restaurante Umo, en Madrid

Un japonés desenfadado pero serio, donde se come un excelente tamago vago de camarones, unas gyozas de pintada sabrosísimas y un toro en todas sus declinaciones (tartare, makis, plancha) que quita el sentido. Los cocktails están tan buenos que son un auténtico peligro. El Asia fizz con ginebra, sirope de sake a la lima, kaffir y coco es de esas mezclas que te hacen levitar y el bloody Umo con chiles thai es por sí solo un gran entrante. No se vayan sin probar el "Torrezno que viajó a Tokyo", me lo agradecerán.

'Cara de Pan', de Marta Sanz

Una corta pero enjundiosa novela que me ha tocado por muchas razones, entre ellas que a mí de niña también me llamaban cara de pan y, como la adolescente protagonista, quería asesinar a los que me lo llamaban. La relación entre una niña y un viejo es un tema recurrente en la literatura universal, pero pocas veces ha sido reflejado con tanta verdad como en esta preciosa novela. Leerla escuchando a Nick Cave y a Nina Simone es altamente recomendable.

Lucho Gatica

Es siempre triste darte cuenta de que muere alguien a quien tú ya creías muerto. Y éste es el caso de Lucho Gatica, cuya voz junta con la de Mario Lanza, constituyó la banda sonora de mi infancia, porque ambos eran los cantantes preferidos de mi padre. He vuelto a escuchar 'Reloj no marques las horas', 'La barca' y 'Contigo en la distancia' y me he vuelto a emocionar.

El Tablao de Carmen, en el Poble Espanyol

En Barcelona es de los pocos lugares donde se puede ver y escuchar flamenco del auténtico. Con un tesón admirable Sunchi Echegaray (viuda del exmarido de Carmen Amaya) y su hija Mimo Agüero, han cuidado y defendido contra viento y marea este reducto de buen hacer, que ahora cumple treinta años y es el testigo vivo de la Barcelona que siempre fue flamenca y gitana por mucho que muchos quieran borrar esos signos de identidad que son tan auténticos o mas que otros.

A evitar

Las dogmáticas del feminismo que quieren arreglar la vida de las prostitutas sin escucharlas. Si a mí un colectivo de prostitutas me pide que firme un manifiesto para que no se prohíba su sindicato OTRAS, a mí me parece lo mas lógico, apoyarlas, porque un sindicato es el arma mas poderosa que pueden tener para combatir la trata de personas y la explotación. Esto es así.