Menú Buscar
Crema de calabacín y queso de la marca Consum.

Una forma agradable de comer verdura

La crema de calabacín Consum, un producto resultón

Sergio Fidalgo
4 min
  Verduras   Producto  
Crema de calabacín y queso
Precio Marca
1,20 Consum
Establecimiento
Consum

Una buena crema es una manera sabrosa de comer verdura y hacerla más agradable a aquellos que son poco amigos de los productos de la huerta. O simplemente es un placer para los amantes de los vegetales. Las combinaciones son casi infinitas, y el muestrario de colores y sabores puede satisfacer al comensal más exigente. Sobre todo si se comienza a añadir complementos de todo tipo, como queso, aceite de oliva, especias, pan tostado…

Una de las cremas de verdura más populares en nuestra gastronomía es la de calabacín y queso. Para los que tienen poco tiempo, o para los que gusten de tenerla en reserva para un momento de apuro o para una visita imprevista, la cadena de supermercados Consum ofrece un brik de 500 gramos, que asegura basta para dos comensales. Para comparar se ha escogido un envase similar, del mismo volumen, de la marca líder Knorr, de la multinacional Unilever.

Buen precio y suavidad

El sabor de la crema Consum es suave y agradable y se nota más la presencia del queso, aunque en la marca líder el regusto en boca a calabacín es más intenso. La textura de la Knorr es más densa y está ligeramente más conseguida. Pero el producto de marca blanca es sabroso, y cuenta con un precio bastante más ventajoso: 1,20 euros frente a 1,69 euros, cerca de un treinta por ciento de descuento. Un ahorro considerable a la hora de llenar la cesta.

El packaging es similar, un mini brik de medio litro de volumen con una completa información sobre la composición y sus valores nutricionales. El diseño del envase de Knorr es más atractivo y la empresa fabricante asegura que el producto se ha elaborado con calabacines cultivados de forma sostenible. Ambas marcas cuentan con un teléfono de información al consumidor y prometen que sus respectivas cremas no presentan ni conservantes ni colorantes.

La diferencia, en el aceite

Ambos fabricantes han usado, en proporciones variables, aceite de oliva virgen (1,0% la marca blanca frente a 0,2 % la Knorr). Pero mientras la crema Consum no cuenta en su composición con aceite de girasol, la marca líder sí que lo ha utilizado, pero sin indicar el porcentaje. La presencia de grasas es ligeramente superior en la marca de fabricante (1,5 gr./100 gr. de las cuales saturadas 0,6 gr.) frente a la de la cadena de supermercados (1,4 gr./100 gr. de las cuales saturadas 0,3 gr).

La presencia de queso es muy similar (1,1 % en la marca de fabricante frente a 1,0 % en la de distribución). Varían los índices de las hortalizas: 34 % (71 % de calabacín. Patata, cebolla y espinacas sin especificar) en la Consum frente a un 30 %  (82% de calabacín y un 4 % de patata. Cebolla y espinacas sin especificar) en la Knorr. Esta última también presenta un 1,4 % de nata, ingrediente que no aparece en la marca blanca. La sal, idéntica: 0,70 gr./100 gr. (Consum) y 0,74 gr./100 gr. (Knorr).

El aporte calórico es ligeramente inferior en la marca blanca (31 kilocalorías/100 gr.) con respecto a la marca líder (37 kilocalorías). Resumiendo, ambos productos son muy conseguidos, destacando la Consum por su precio, por la menor presencia de grasas saturadas y por su suavidad. La Knorr tiene a su favor la apuesta por el tipo de cultivo de calabacín (sostenible) y por tener un sabor más equilibrado, con más regusto a la crema de toda la vida. Ambas opciones son más que recomendables.