Menú Buscar
Tomate frito Freshona de Lidl.

Un 3 x 1 con mucho tomate

El tomate frito Freshona, bueno, bonito y barato

Sergio Fidalgo
13.02.2016 00:00 h.
4 min
    Producto  
Tomate frito
Precio Marca
0,99 Freshona
Establecimiento
Lidl

El tomate frito es un producto tan versátil que no puede faltar en ninguna cocina. Como parte de otra salsa, como condimento para un arroz hervido o un plato de macarrones o como “soborno” para que los niños se coman el pescado hervido, sus posibilidades en la vida diaria son muchas y variadas. Una de sus formas de presentación, el mini brick, se ha consolidado como una de las favoritas de consumidores y fabricantes.

La cadena de supermercados Lidl ha optado, en su marca de distribución Freshona, por presentar a sus clientes tres mini bricks de 400 gramos unidos por cinta adhesiva. Para abrir cada envase hay que recurrir a recortar con las tijeras uno de los extremos, sin abrefácil. La marca líder Orlando, que cuenta con un mini brick de 350 gramos, cuenta con un método de apertura más sencillo, con una tira adhesiva fácil de extraer que está protegida por una pestaña de plástico con un cierre que facilita su conservación.

El ahorro, marca de la casa

Dentro de la filosofía de Lidl está el rebajar los precios al máximo. Los tres envases de 400 gramos de tomate frito cuestan noventa y nueve céntimos en un pack que es indivisible. Cada unidad sale por treinta y tres céntimos. En cambio el brick de Orlando de 350 gramos cuesta sesenta y cuatro céntimos. El ahorro es más que notable, superando el 50 % (1,83 euros/kilo la marca líder frente a los 0,83/euros/kilo del Freshbona). Si el precio es la clave la elección está clara.

El aporte energético es muy similar: 73 kilocalorías/100 gramos presenta la marca de fabricante frente a las 71 kcal/100 gr. del producto de Lidl. Tampoco hay grandes diferencias en la presencia de grasas (3,5 gr./100 gr. de las cuales 0,4 gr. saturadas de la marca líder mientras que el Freshbona tiene 3,0 gr./100 gr. de las cuales 0,3 gr. saturadas). Esta última tiene menos sal (1,0 gr./100 gr.) que el tomate frito Orlando (1,5 gr./100 gr.).

El sabor, para Orlando

El sabor de ambas marcas es suave, y las dos cumplen de sobras con su cometido de aderezar de manera agradable cualquier verdura, legumbre o pasta que se les ponga por delante. El Freshbona es ligeramente menos denso, y da la sensación de ser menos intenso. En cambio el Orlando es más rotundo y más sabroso. Sin duda alguna la marca de fabricante es más redonda y equilibrada. Pero el tomate frito de Lidl es más que digno.

El packaging del Orlando es más atractivo: no solo por la ya mencionada manera de abrir el envase. Además tiene detalles como un rincón para escribir la fecha de apertura, o el ofrecer una receta de cocina con el tomate frito como elemento. También ofrece un teléfono de atención al consumidor. Y se informa que el sobrante se puede consumir antes de cinco días tras el primer uso, frente a los tres días del producto de Lidl.

Resumiendo: por precio, no hay color. El precio del tomate frito Freshbona es tan ventajoso que si se busca ahorrar, consumiendo un producto de calidad más que digna, es la mejor opción. Pero el tomate Orlando también tiene sus armas en la lucha por ser escogido por el consumidor: mejor packaging, mejor sabor y dura dos días más en el refrigerador una vez se ha abierto el envase.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información