Menú Buscar
Patatas onduladas Eroski Basic.

¿A qué no puedes comer solo una mientras ahorras?

Las patatas onduladas Eroski Basic, una buena opción a un precio imbatible

Sergio Fidalgo
4 min
  Bolsa de patatas   Producto  
Patatas fritas onduladas
Precio Marca
0,55 Eroski Basic
Establecimiento
Eroski / Caprabo

El rey del aperitivo en nuestro país, con permiso de las aceitunas rellenas de anchoa, es la patata chip. A la hora de tomar el vermú, para mitigar el sufrimiento de un partido de fútbol ante el televisor, como guarnición cuando el tiempo apremia o simplemente para matar el gusanillo, siempre apetecen, a casi todos gustan y pocos se resisten a picar una, o dos, o tres… ¿Recuerdan un famoso eslogan publicitario, el “¿A qué no puedes comer solo una?”. Pocas veces la publicidad ha sido tan certera.

La gama de bolsas de patatas fritas se ha ido ampliando a medida que el mercado español se ha abierto a los gustos extranjeros, y se han ido importando sabores que en otras latitudes hace años que funcionan. Pero vamos a recurrir a uno de los clásicos, a las onduladas saladas sin más ornamentos. Las de toda la vida. El protagonista de hoy es el envase de 170 gramos de la gama Basic de uno de los gigantes de la distribución nacional, Eroski.

Un precio de escándalo

Que por cincuenta y cinco céntimos se pueda disfrutar de un pedazo de bolsa, de esas en la que tres personas pueden ir picando sin tener que preocuparse que a la quinta patata per cápita ya no quedará ni una, es todo un lujo. Un envase con el mismo gramaje de una marca líder como las Ruffles Original cuesta más del doble y se va a los 1,15 euros. El ahorro es más que considerable.

El aspecto de las Ruffles es más uniforme, las diferencias entre patatas más y menos doradas es menor, y por lo tanto ese peculiar sabor que se detecta en las más tostadas apenas aparece. Aunque los amantes de las que están ligeramente chamuscadas tendrán más motivos para recurrir a las Eroski, ya que sin ser especialmente abundantes dentro de la bolsa, aparecen las suficientes para saciar esta sed. Los consumidores que no las soporten apenas encontrarán en el envase de la marca líder.

Las Eroski son ligeramente más aceitosas, pero su sabor es bueno, aunque en este aspecto las Ruffles son más suaves y, respetando la diversidad de gustos, y quizás sean un poco mejores. Ambas son saladas, aunque quizás se note un poco más en la marca líder. Pero en los dos casos la sal no es un obstáculo para disfrutar de ellas, salvo los que tengan que evitar este condimento, ya que se trata de un producto que presenta entre 1,2 gramos/100 gramos en la marca de distribución y 1,3 gr./100 gr. en las Ruffles.

Valores similares

Sin ser un alimento recomendado para aquellos que deseen vigilar su peso, el aporte calórico en ambas marcas es prácticamente el mismo: 540 kilocalorías/100 gramos en las Ruffles y 545 kcal./100gr. en la Eroski Basic. La marca blanca tiene un ligero índice superior de grasas (36,9 gr./100 g) frente a la de fabricante (35,1 gr./100 gr). En cambio tiene menor cantidad de hidratos de carbono (44,1 gr./100 gr.) frente a las Ruffles (47,7 gr./100 gr.).

El packaging de la Eroski Basic es muy sobrio, casi espartano, frente a la bolsa colorista de las Ruffles, que informa que no contiene gluten. En cambio la marca de distribución avisa que puede contener trazas de gluten, soja y leche. Resumiendo, la relación calidad/precio de la marca blanca la hace una opción muy interesante, aunque se ha de reconocer que el aspecto y el sabor de las Ruffles son ligeramente más atractivos, aunque la bolsa cuesta el doble.