Mejide hace trampas con el "zascazara" a Rufián

16.01.2017
Pablo Planas
4 min

El señor que habla con la tele ha sufrido una intoxicación por frenadol de la que se recupera favorablemente en su domicilio. Aún está débil y padece momentos febriles en los que delira que todo es publicidad y que la publicidad es mentira. Y algo sobre una conspiración de ERC para engañar a la juventud del barrio

Estaba en lo de ver el Chester in love de Evaristo Mejide cuando le sobrevino el colapso. Aguantó incluso el pestiño entrevista con Cristina Cifuentes, que pasaba por ahí al igual que Lucía Etxebarria, que se cascó un exordio sobre las relaciones amorosas abiertas como si se le acabara de ocurrir a ella y no a los hippies de San Francisco hace medio siglo. También estuvo Nacho Vidal, el actor porno, una gloria nacional, para declarar que nunca ha practicado el sexo sin amor.

Aquello parecía ya Can Sisa, passeu, passeu senyor King-Kong, senyor Astérix i en Taxi-Key, Roberto Alcázar i Pedrín... Toda una semana llevaban Mejide y el diputado Rufián de trending topic a cuenta de la presunta entrevista en el sofá. Una semana entera los medios con el coñazo del "zasca", término que ya cansa y que cada vez que se escribe muere un gato y desaparece una colmena. El populista Rufián desenmascarado por el publicista Risto, gran espectáculo, domingo 16 de enero, 21:30, en Cuatro. No se lo pierdan. A la izquierda, Gabriel Rufián, que una vez se metió con Amancio Ortega. A la derecha, Mejide gafas negras (ahora no tanto), que destapa el escándalo del año: la chaqueta de Rufián es de Zara.

Lo más parecido que salió a Rufián fue Miguel Poveda, con perdón de Miguel Poveda, sobresaliente cantaor, genial artista y talento flamenco catalán de padre murciano y madre de Puertollano. Y ahí fue que el señor que habla con la tele (Pablo Iglesias perora con un tronco y Bradley Hubbard se lo hace en Pensacola con la pitbull Baby Girl) comenzó a notar los efectos del paracetamol, el dextrometorfano, la clorfenamina, el ácido ascórbico, la vitamina C y la cafeína, cuya ingesta combinada y en dosis masiva puede provocar alucinaciones.

El señor de la tele confundió a Poveda con Rufián y desde anoche sostiene que ERC organizó un casting para buscar un doble de Poveda con el que llevar por la senda separata a la juventud de la corona metropolitana. Al principio pensaron en los hermanos Muñoz, los Estopa, pero descartaron la opción porque es el doble de difícil encontrar a dos tipos que se parezcan a dos tipos que un tipo que se parezca a otro, insiste nuestro televidente.

Los médicos dicen que se pondrá bien. A tiempo para ver la entrevista con el doble de Poveda, que será la semana que viene Dios mediante.

Artículos anteriores
¿Quién es... Pablo Planas?
Pablo Planas

Periodista.

¿Quiere hacer un comentario?