¿Dónde se habrá metido Chencho?

La Navidad ya no es lo que era hace mucho tiempo, desde que dejaron de emitir en televisión las películas 'La gran familia' y 'La familia y uno más' por considerarse franquistas

4 min
26.12.2016 19:22 h.

Dicen que Carmena y Colau, las alcaldesas de Madrid y Barcelona, se quieren cargar la Navidad, pero eso es una exageración. La Navidad ya no es lo que era hace mucho tiempo, desde que dejaron de emitir en televisión las películas "La gran familia" y "La familia y uno más" por considerarse franquistas. Ahí se jodió el espíritu del Perú. De un año para otro Chencho se perdió en la Plaza Mayor y a la cantante Sabrina Salerno se le escapó una generosa teta en la interpretación del "hit" "Boys, boys, boys".

Con el mismo truco de enseñar la ubre y esconder la mama desaparecieron las películas de Elvis Presley y Jerry Lewis de las tardes navideñas, que ya nunca fueron lo mismo sin el rey del rock y el espantoso humor americano. El último clavo en el ataúd de la Navidad catódica ha sido despachar al simpático Ramón García y su capa toledana de lo de dar las campanadas y en eso tampoco han tenido nada que ver ni Colau, ni Carmena. Otra cosa ha sido lo del Rey en TV3, cuyo mensaje, como decía la abuela, "feia Nadal i patxoca". El fundido a negro de la Corona es obra de Anna Gabriel, Eulàlia Reguant, Mireia Boya y Maria Rovira, que no creen en los reyes y así es imposible tomarse en serio la Navidad.

El pestiño televisivo es de tal calibre que ese artefacto llamado "Telepasión" se ha alzado con casi un veinte por ciento de la audiencia en la Nochebuena, noche de autos de ese crimen consistente en que los presentadores de los programas de TVE, incluidos los de dar noticias, se ponen a cantar piezas tales como "Las chicas son guerreras", un tema que ni pintado para las cuperas de un grupo llamado "Coz" en los albores de la Movida. "Y la más cardo puede tener sabor a mandarina", decía una de las estrofas.

Para acabar de adobar el pavo, en la misma TVE le han dedicado un especial a Miguel Bosé "by the fucking face". Como para no odiar la Navidad.

Por más resúmenes del año que intenten, más payasadas que inventen y más basura que emitan, la televisión navideña murió el día en que dejaron solo al abuelo Pepe Isbert buscando al nieto Chencho, del que no se sabe más que su nombre, Alfredo Garrido, y que es el hermano mayor de uno de los actores de "Verano Azul", Gerardo, "Quique" en la serie. Como quiera que "La gran Familia" es de 1962, Chencho debe tener ahora entre 56 y 58 años, el cabello blanco, puede que barba del mismo color y habrá engordado. Si lo ven no se lo digan a nadie.

¿Quiere hacer un comentario?