Conflicto vecinal por las terrazas de Sants

Los restauradores estudian llevar al ayuntamiento ante la justicia por el recorte de horario

4 min
Imagen de la plaza d'Osca, uno de los lugares con más conflicto por las terrazas en Sants-Montjuïc / CG
19.05.2017 00:00 h.

Lío vecinal en el distrito de Sants-Montjuïc de la capital de Cataluña. Esta vez con las terrazas como protagonistas.

El Ayuntamiento de Barcelona ha decretado que las terrazas de la plaza d'Osca tienen que recoger una hora antes que las del resto de la ciudad. La normativa entró en vigor el lunes. El distrito ha tomado la decisión por "los altos niveles acústicos que registraba el espacio".

"Teníamos que tomar cartas en el asunto", explica la edil Laura Pérez (Barcelona en Comú). Los informes de sonometría de la plaza “superan el límite que marca la ordenanza de medio ambiente”. El informe recoge que se excedieron estos márgenes en seis de las diecisiete veces que se midieron. Los restauradores no comparten la misma opinión. Consideran que en muchas ocasiones el ruido no ha sido problema de las terrazas, sino de “manifestaciones y botellones” que se hacen en este céntrico emplazamiento del barrio.

Reducción horaria

La reducción horaria se ha aplicado durante toda la semana. De domingo a jueves, las terrazas podrán estar disponibles hasta las once de la noche, mientras que en viernes, sábado y víspera de festivo, tendrán que recoger a las doce. La norma anterior marcaba una hora más en todos estos casos.

El ayuntamiento se ha puesto del lado de los vecinos. Pérez espera que “sea una buena solución para el descanso de los residentes”. El distrito de Sants-Montjuïc seguirá estudiando la sonometría de la plaza d'Osca para aplicar nuevas medidas en el futuro.

Los residentes de la zona creen que las medidas del consistorio no deben acabar ahí. Piden al ayuntamiento que proyecte alguna “zona ajardinada” para calmar el ruido. Jaume Loyola, de la Associació de Veïns Cercle de Sants, explica: “Queremos que vuelvan a su horario antiguo”. Esto es, el cierre a las diez y media de la noche.

Descontento de los restauradores

A los restauradores no les ha hecho ni pizca de gracia la notificación del recorte de horario. Entienden las protestas vecinales: “Todos somos personas y queremos descansar”. Sergi Fernández, gerente del Teta de Monja y del Fo Bar, dos de los locales ubicados en la plaza, explica a Crónica Global que les “han avisado con poco tiempo". "Ya teníamos a todos los camareros contratados para la temporada de verano", lamenta.

El cierre de las terrazas también tendrá repercusiones económicas en los bares y restaurantes de la zona. “Tendremos que suprimir el segundo turno de cenas en la calle todo el verano”, indica Fernández.

Los restauradores de la plaza d’Osca han recurrido el precepto. Aseguran que el ayuntamiento está al corriente de su "descontento". En caso de que no haya cambios en los próximos días, no descartan acudir a la justicia para recuperar su horario habitual de la mano del Gremio de Restauradores. En las calles "Blai y Blesa ya lo han hecho, y han ganado en los juzgados”, reconoce Fernández.

¿Quiere hacer un comentario?