Mextizo, el restaurante mexicano más barcelonés

El chef Adrián Marín inaugura de forma oficial su nueva apuesta en el centro de la capital catalana

3 min
El salón principal del restaurante Mextizo de Barcelona / CG
18.09.2016 00:00 h.

La víspera del día de la independencia de México tuvo su fiesta particular en Barcelona. Fue en Mextizo​, el nuevo restaurante del chef Adrián Marín. Castellonense y apasionado del país americano, donde ha vivido los tres últimos años, quiso aprovechar la ocasión para celebrar la inauguración oficial del establecimiento.

Al evento acudieron más de un centenar de personas, que probaron una muestra de la carta que ofrece el chef. Mextizo, situado en el número 239 de la calle Diputación, mezcla cocina mexicana y mediterránea, que él llama mexditerránea; sus orígenes y su predilección. Mucha brasa, pescado cuidado y arroz de Valencia, un gesto a su tierra que no podía faltar.   

Quesadillas y tacos

Las especialidades mexicanas dominan el menú, pero con elementos de la costa mediterránea en casi cada plato. Taco dorado de rostit (asado) de pollo a la catalana y quesadilla de rossinyol (un tipo de seta) y Tou dels Til·lers (una variedad de queso tierno).

Otro taco y otra quesadilla formaban el núcleo de la cena. Para picar, cebiche, imprescindible en una noche con marcado acento latino. Y después el arroz meloso de pescado, langostino, pulpo y sepia. Los buñuelos de bacalao con alioli de pera merecen una mención aparte, al igual que los dados de solomillo con pimientos del piquillo, que cerraron la degustación antes del postre y las bebidas.

Ambiente mexicano

Mientras los camareros todavía sacaban comida, Marín subió al escenario junto a sus socios, la familia García López. Agradecimiento y emoción fueron las notas predominantes del discurso del chef, que no dudó en reconocer la buena acogida de una ciudad que conoce bien.

Después de los parlamentos llegó la música, de mano del compositor y cantante mexicano Raúl Ornelas y el guitarrista también del país Nicho Hinojosa. Gin-tonic y tequila a palo seco empezaron a salir y animaron una fiesta que se alargó hasta pasada la medianoche.

Estética calculada

Los detalles que recuerdan a México salpican la decoración de todo el restaurante. Sombreritos mexicanos, cactus y muñecas de trapo recuerdan el país en cualquier rincón, hasta en el urinario. Todo cuidado en una estética a cargo del estudio Capella García Arquitectura.

Una barra de bar con algunas mesas dan la bienvenida en la entrada, a la que sigue un pasillo largo hasta el salón del restaurante, con la cocina vista. En la parte de atrás, una pequeña terraza con mesas altas y algún sofá forman una zona para disfrutar de la calma mexicana en pleno centro de Barcelona. 

¿Quiere hacer un comentario?