Las prisas por remediar las urgencias tensionan la Consejería de Salud

El equipo del 'conseller' Toni Comín atornilla a la doctora Cristina Nadal para que produzca el plan director

3 min
El consejero catalán de Salud, Toni Comín, en una reunión del Consejo de Gobierno / EFE
07.02.2017 00:00 h.

Tensión en la Consejería de Salud por el futuro plan director de cuidados inmediatos de Cataluña. El equipo del conseller Toni Comín está presionando a Cristina Nadal, jefa del Área Asistencial del Servicio Catalán de Sanidad (CatSalut), para que produzca y presente la solución que debe destaponar las urgencias hospitalarias en la comunidad autónoma.

El apremio es tal que la doctora Nadal ha tenido que cancelar otros cometidos y dedicarse íntegramente a una hoja de ruta que genera muchas dudas.

Según han informado fuentes cercanas al departamento, la abundante presión ejercida por el núcleo cercano a Comín sobre Nadal es asfixiante. "Le obligaron a hacer una exposición previa que no deseaba. Ahora, han forzado a que cancele su agenda para dedicarse íntegramente al redactado de la hoja de ruta".

El encargo ha puesto en un brete a Nadal, una reconocida oncóloga del Hospital Clínic Barcelona que fichó por el departamento con una cartera de proyectos bajo el brazo. En el nuevo escenario, difícilmente los podrá llevar a buen puerto.

Acuciante

Según explican las fuentes consultadas, Comín y su equipo tendrían prisa por presentar la llave maestra de lo que creen será la herramienta para vaciar las urgencias de los hospitales catalanes, muy congestionadas por la epidemia de gripe.

"Es una mera ilusión. Los cambios son tantos y de tanto calado que difícilmente la hoja de ruta responderá a esas expectativas", agregan. "Es cuestión de dimensión --han continuado--. Los hospitales no pueden dimensionarse para hacer frente a los picos de pacientes en la campaña invernal", insisten.

Redes que no funcionan

Algunos médicos de determinado consorcio han arrojado más luz. "El plan puede tener buenas intenciones, pero es demasiado político. La solución al colapso de las urgencias es equipar adecuadamente los centros de urgencias de atención primaria (CUAP) y darlos a conocer", explican.

Aunque Salud está haciendo un esfuerzo para informar a los catalanes de que existen estos equipamientos, la mayoría no los conoce. "Y tampoco tienen aparataje. ¿Pueden todos hacer análisis de sangre o radiografías? No. La gente seguirá yendo donde pueda obtener un diagnóstico. Y eso es un hospital".

En el mismo sentido, otro facultativo que prefiere no revelar su nombre aporta su opinión. "No son sólo los CUAP. La red de sociosanitarios no funciona. Y algunos enfermos no tiene porqué estar allí, podrían estar en residencias. Ello liberaría camas en estos centros. Así podrían ayudar a drenar los hospitales", concluye.

¿Quiere hacer un comentario?