Los Centros de Internamiento de Extranjeros en España, una bomba de relojería

La mayoría de los protagonistas en los motines pertenecen a la comunidad argelina y tratan de evitar la deportación a sus países de origen

2 min
Nuria Vázquez
03.11.2016 00:00 h.

Todavía no se han cumplido tres meses de la reapertura del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de la Zona Franca de Barcelona, pero el tiempo ha cundido en las instalaciones y ya se han convertido en uno de los lugares con más reyertas y motines de España. Los internos, casi todos con antecedentes policiales según fuentes cercanas al caso, saben que su expulsión del territorio nacional con destino a su país de origen será inminente e intentan retrasarla o anularla a toda costa. La mayoría de los rebeldes tiene la nacionalidad argelina.

Desde el verano de este año, los CIE de varios puntos de España se han convertido en una auténtica bomba de relojería y los policías destinados a este servicio temen que no tarde en explotar. Sangonera la Verde, en Murcia; Aluche, en Madrid, y la Zona Franca, en Barcelona, son tres de los --de momento-- puntos calientes donde se respira un ambiente tenso debido a los enfrentamientos.

Una gran parte de los internos amotinados son de la comunidad argelina, lo que ha provocado que, este mismo miércoles, la cónsul de Argelia en Barcelona haya visitado el CIE de la Zona Franca junto con la comisión judicial que supervisa el funcionamiento del centro.

Reyertas habituales

La Policía Nacional lleva semanas alertando de la situación actual que se vive en estos centros y avisa de que las peleas entre los internos son habituales. Sostienen que hay conflictividad entre ellos puesto que establecen su propia segregación, se separan por nacionalidades y se acaban enfrentando por la supremacía del grupo.

También avisan de que los extranjeros se preparan para futuras revueltas y fabrican armas con objetos de los que disponen en el propio centro. Al realizar una inspección en los lavabos, encontraron rotos los tiradores de las puertas, manipulados, y suponen que utilizarán la plancha metálica del interior como arma.

Comentar
Antoni Ferret 03/11/2016 - 09:53h
1) Lo primer i principal és que aquests centres no tenen raó d'existir, que són una mesura repressiva sense motiu. / 2) Tots els problemes que se'n derivin són problemes gratuïts, resultat de l'actuació d'una gent que no són un Govern, seriós, sinó una camarilla que "va fent", que no soluciona res, ni s'ho proposa, i que els problemes, molts i molts, però fins i tot el de la immigració, es van podrint.
¿Quiere hacer un comentario?