El noble Jürgen Ludwig, acusado de estafa piramidal, lava su imagen desde la presidencia de una ONG

El Príncipe de Hohenlohe y su esposa defienden que jamás engañaron a nadie y que ahora ayudan a paliar el hambre y la sed en África

4 min
El noble Jürgen Ludwig y el emblema de su ONG.
Jorge de Lorenzo
21.07.2016 23:56 h.

El noble Jürgen Ludwig, Príncipe de Hohenlohe –según consta en el pasaporte austríaco que muestra a quienes dudan de su linaje-, acusado junto a su esposa, Beatriz Delgado Barrientos, de una estafa piramidal por importe de nueve millones de euros que afectó a unos 200 inversores en 2012, lava su imagen como presidente de World Aid Organization for Human Rights (WAOHR).

La fundación de esta ONG de Derechos Humanos, que dice contar con más de 8.000 afiliados en 21 países, es la respuesta a la injusticia en la que se ha visto envuelto junto a su mujer, según explica el mismo Ludwig cuando detalla los objetivos de esta entidad sin ánimo de lucro.

Delgado, según desveló Diario de Mallorca, supuestamente recibió más de seis millones de euros gracias al entramado creado para captar inversores en los últimos años. Múltiples víctimas, confiadas en la solvencia de ambos, les entregaron 189 depósitos dinerarios. Al principio, cobraban las mensualidades con los altísimos intereses ofertados. Pero, al cabo de dos años, la estructura piramidal resultó inviable y se descubrió el fraude.

“Víctimas de la autoridad judicial”

Hace cuatro años, Jürgen Ludwig y su esposa fueron “víctimas de la autoridad judicial” y pasaron diez meses en la cárcel, según la versión que ofrecen en la web de su ONG, inscrita en la categoría de Organizaciones que representan a las iglesias y las comunidades religiosas. “Fuimos encarcelados injustamente sin ningún tipo de verificación, sólo debido a predicciones. Cuatro años después de esta persecución, ¡tuvimos una absolución limpia!” El noble y su señora comparan el proceso con el Tribunal del Santo Oficio de la Inquisición de la Edad Media. El matrimonio fue detenido como parte de la operación Boa, en Mallorca, tras ser denunciados por inversores que nunca llegaron a percibir los intereses altamente rentables que ofrecían.

“Sólo había algún cliente que no había cobrado de forma puntual, dos o tres meses como máximo”, reconocía Beatriz Delgado en una entrevista con Última Hora de Mallorca. La mujer de Jürgen Ludwig declaraba entonces que tenía a su marido a sueldo en una de sus empresas de intermediación financiera. El juez le impuso una fianza de 60.000 euros frente los 10.000 aplicados a su esposo. La denuncia, impuesta por varios inversores contra European Investment and Consultin Trust, hoy inactiva, la pagó Beatriz Delgado con el embargo de la hipoteca inscrita a su favor hasta cubrir el importe de la suma reclamada por principal que ascendía a 34.634,58 euros, más otros 6.925 euros en intereses y costas, según sentencia del juzgado de lo social número 3 de Palma de Mallorca.

Su mujer administra tres compañías

Beatriz Delgado tiene actualmente cargos como administradora en una compañía de asesoramiento de inversiones, Financial Solutions Mallorca, una de reparación y mantenimiento naval, Atlantis Marine Service Mallorca, y en Balearic Islands Investments, de la que se ha procedido al cierre de la hoja registral, dedicada a financiar a empresas y particulares, según los datos recogidos del registro mercantil.

La ONG WAOHR asegura que recauda fondos para combatir el hambre en África y paliar la escasez de agua en Nigeria. En su web afirma que está acreditada por Naciones Unidas. Sus miembros dicen ser particulares, educadores, grupos y organizaciones en todo el mundo volcados en la defensa de los derechos humanos. Jürgen Ludwig presenta en los certificados a su esposa como la embajadora de la ONG en el Reino de España. En Facebook, muestran sus acciones solidarias.

¿Quiere hacer un comentario?