El capo de los policías raperos residía en una antigua vivienda de la Guardia Civil

Rachid Gdari ocupó un piso de un edificio de protección oficial en Bellvitge del que habían sido desalojadas decenas de familias de la Benemérita por decisión del Ayuntamiento de L'Hospitalet

3 min
Piso de protección oficial en Bellvitge donde vivía Rachid Gdari / FOTOMONTAJE DE CG
Carlos Quílez @carlosquilezl
16.11.2016 00:00 h.

Las viviendas militares situadas en torno a la calle Prado del barrio de Bellvitge en L'Hospitalet de Llobregat alojaban decenas de familias de guardias civiles hasta que, hace ocho años, el ayuntamiento inició los trámites para su desalojo y su trasformación en residencias sociales.

Eso provocó un duro enfrentamiento entre los habitantes de aquellos pisos y el consistorio. Las familias se consideraron perseguidas y despreciadas por el ayuntamiento, que no accedió a sus reclamaciones: los derechos adquiridos sobre las viviendas en las que habían vivido tantos años.

¿Criterios sociales?

Pero se impuso el criterio municipal, y aquellos pisos se vaciaron de guardia civiles y fueron ocupados por otros ciudadanos. En principio, debería de tratarse de personas merecedoras de una vivienda pública atestiguada su situación familiar y social, y de necesidad económica. Pero los criterios fueron extrañamente ponderados o, en algún caso, como mínimo podría decirse que los mecanismos de control no funcionaron adecuadamente.

Uno de los adjudicatarios de una vivienda de la calle Prado fue Rachid Gdari, considerado un verdadero capo criminal que, según fuentes judiciales, tenía en nómina a los dos policías raperos detenidos la pasada semana por la unidad de Asuntos Internos bajo la acusación de pertenencia a organización criminal. Rachid fue el adjudicatario del piso a través de su compañera sentimental.

Detención de película

Los vecinos del barrio obrero, gente de estrato humilde, observaban perplejos y desconfiados las idas y venidas de Rachid a bordo de su Audi A7 y de los Hammer que conducían los miembros de su organización​.

Hace cuatro años, los Mossos d'Esquadra protagonizaron una operación de película en las inmediaciones del piso de Gdari. Procedieron a su detención y en el trascurso del asalto se incautaron de armas de fuego, munición, chalecos con distintivos policiales y los indicadores luminosos que habitualmente utilizan los agentes para circular en situaciones de emergencia. Los vecinos ya se lo veían venir.

¿Quiere hacer un comentario?