Rajoy, al banquillo de los testigos por la corrupción

El Gobierno y el PP encajan la noticia como un golpe bajo y cargan contra los jueces y el PSOE. Junqueras renueva la teoría de la declaración unilateral. Elecciones en el Reino Unido

12 min
19.04.2017 08:47 h.

Rebote de órdago a la grande en el PP por la citación a Rajoy para que declare como testigo en el juicio por la primera parte del caso Gürtel. Los principales dirigentes del partido se suben por las paredes, braman como cosacos contra los jueces y desparraman su malestar contra el PSOE, al que acusan de estar detrás de la acusación popular, una asociación de abogados europeos, que ha logrado que el tribunal ceda a su petición para que el presidente del Gobierno deponga testimonio.

El marrón es histórico y sitúa a don Mariano bajo el foco de la corrupción, los chanchullos y la peste de tesoreros, conseguidores y comisionistas que se forraron a base de grandes pelotazos. La sombra de Bárcenas asoma en el horizonte del Gobierno. El día iba para notable. Lagarde aseguraba que España será la economía desarrollada que más crecerá el próximo año. Teresa May sorprendía a propios y extraños al anticipar las elecciones en el Reino Unido, que estaban fijadas para 2020. Los nacionalistas, a lo suyo, con el referéndum y la declaración unilateral de independencia. Las noticias cuadraban con el panorama dibujado en Moncloa, pero la decisión del tribunal puso al Gobierno y al partido que lo sustenta patas arriba.

En El Español, Ana I. Gracia firma un texto en el que subraya el malestar del Gobierno y del partido, así como el apunte histórico de la citación: "Será el primer presidente del Gobierno en activo que declare en un juicio por corrupción. El Partido Popular ha recibido este martes la citación de Mariano Rajoy como testigo en el juicio del caso Gürtel como un 'mazazo inesperado' y 'sin sentido'. Cuando la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional que juzga la primera época de la trama liderada por Francisco Correa ordenó a la una del mediodía que el líder del PP acuda al juicio, la noticia llegó a Génova y a Moncloa como un auténtico tsunami".

La figura de Bárcenas y sus confesiones en el juzgado contribuyen a explicar el giro inesperado de los acontecimientos. Beatriz Parera elabora la nota en El Confidencial que señala al extesorero como "culpable" de la citación de Rajoy: "Como ya ha sucedido en distintas ocasiones a lo largo de los años de investigación sobre los movimientos de la red, el extesorero del PP Luis Bárcenas ha jugado un papel determinante en esta historia. La prueba número uno la aportó él durante su larga declaración en la vista oral. Dijo que Rajoy fue avisado por un empresario de las actividades ilegales del cabecilla, Francisco Correa".

portada mundoLa decisión de los tres magistrados se tomó por mayoría y en contra, al parecer, del criterio del presidente de la sala. En El Mundo, Marisa Recuero y Manuel Marraco centran su informe en las discrepancias togadas: "Al presidente del tribunal del caso Gürtel le tocó ayer anunciar que se había quedado solo. A eso se refería Ángel Hurtado cuando hizo público que la decisión de citar a Mariano Rajoy se había adoptado por 'mayoría'. La comparecencia del presidente del Gobierno se producirá por decisión de sus compañeros de tribunal José Ricardo de Prada y Julio de Diego, que escenifican una vez más su alineamiento frente a las tesis del presidente Hurtado".

Continúa la pieza: "Que una composición del tribunal con esos tres miembros generaría desencuentros era algo que se daba por hecho. Hurtado y De Prada son magistrados antagónicos que difícilmente coinciden cuando hay margen a la interpretación. Hurtado responde al perfil de magistrado conservador, mientras que De Prada es radicalmente progresista. Quedaba, por tanto, De Diego como pieza para inclinar la balanza".

Habrá que alquilar sillas salvo que en consideración de su cargo se permita que Rajoy declare por videoconferencia o en algún formato que preserve su condición institucional. Sea como fuere, lo previsible es que el líder del PP quede como Cagancho en Almagro. Mucho ha llovido desde aquellos sms del presidente a Bárcenas: "Luis, se fuerte" y "te llamo mañana". La mancha en el traje del presidente es escandalosa y persistente. Dice que no sabía nada, que no se enteraba de nada y que sus funciones en el partido no consistían en controlar las cuentas. Es plausible. Mas dice lo mismo respecto al 3%, el caso Palau de la Música y las reuniones con Prenafeta y constructores. Si se aplica el mismo rasero, Rajoy también es culpable. No obstante, juega a favor del presidente su mentón de acero y la imperturbabilidad característica del caminante de Pontevedra.

Cambio de tercio. El Govern trata de recomponer los jarrones y platos que se han roto en las últimas broncas. Se anuncia acto conjunto para el viernes, una demostración de unidad que contrasta con la lucha sin cuartel en los bajos fondos de pedecatos y republicanos. David Bonvehí se ha ahorrado la foto de la Fiscalía. Según dice, tuvo un calentón cuando anunció la drástica medida. Pasados unos días ha decidido continuar la guerra contra ERC al margen de los medios legales.

En ABC, Salvador Sostres anticipa que Puigdemont ya tiene un par de fechas posibles para su referéndum: "El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, y el sector convergente del Gobierno catalán quieren convocar el referendo secesionista para el 1 o el 8 de octubre. La idea es poderlo anunciar a principios de septiembre para 'calentar' la Diada y tratar de levantar el decaído ánimo del independentismo. Convergència -Puigdemont incluido- cree que podrán convocarlo pero que no les será posible celebrarlo por causa de la inhabilitación de los cargos públicos que actúen al margen de la Ley y porque los funcionarios no se expondrán a ser castigados. (...) Por ello, si todo avanza según lo previsto, tienen pensado hacer dimitir a la consejera de la Presidencia, Neus Munté, y al consejero de Cultura, Santi Vila, con la excusa de que puedan competir en las primarias del partido para la candidatura al ayuntamiento de Barcelona, pero con la intención de preservarlos como candidatos a la Generalitat: Munté, por si el 'procés' sigue vivo y Vila por si ha naufragado".

En cuanto a ERC, la estrategia pasa por hablar mucho pero no firmar nada que pueda suponer una inhabilitación. Oriol Junqueras advierte de una declaración unilateral de independencia si no hay referéndum. En El Nacional, Marta Lasalas da cuenta de la baladronada junqueriana: "El vicepresident, Oriol Junqueras, ha vuelto a poner sobre la mesa la vía de la declaración unilateral de independencia (DUI), que ha situado como la respuesta prevista en caso que no sea posible la celebración del referéndum que el Govern prevé convocar como muy tarde el mes de septiembre próximo. Ha sido durante un acto con el economista Xavier Sala i Martín, dentro del ciclo El Moment Zero, y después de que éste haya reclamado que en caso de que no se pueda hacer el referéndum se invoque el resultado de las elecciones plebiscitarias del 27S y se declare de manera unilateral la independencia, tal como hizo Thomas Jefferson en Estados Unidos".

Sigue el texto: "'Eso ya está recogido en el programa electoral', ha asegurado el vicepresident en su réplica. Junqueras ha señalado que la hoja de ruta de JxSí contempla una cláusula denominada 'de desbloqueo' que prevé que, en caso de que no se permita el referéndum, se hará una declaración unilateral de independencia. 'Y nosotros somos partidarios siempre de respetar los compromisos que tenemos', ha remachado".

Elecciones en Gran Bretaña para el 8 de junio. May cabalga sobre las encuestas que castigan a los laboristas. Quiere reforzarse de cara a la negociación del Brexit y, de paso, eliminar a la competencia. Pero si lo de May es insólito, lo de Trump y sus asesores es de no echar gota. El titular de El País es demoledor: "La armada nuclear enviada por Trump a Corea del Norte tomó el rumbo contrario". No es que se equivocaran, sino que iban de farol, según explica Jan Martínez Ahrens: "Todos participaron en el engaño. Los almirantes, el secretario de Defensa y hasta el presidente. La Administración Trump ha pasado hoy uno de los momentos más bochornosos de sus 89 días de vida, al descubrirse que la disuasoria flota nuclear que supuestamente se dirigía a la Península de Corea para mostrar los dientes al régimen de Pyongyang, nunca tomó esa dirección, sino que navegó en la contraria. El esperpento, que se ha mantenido durante 10 días sin rectificación y ha sido finalmente destapado por los medios chinos y estadounidenses, enloda la credibilidad de la cúpula militar, incluido el secretario de Defensa, Jim Mattis, y pone en duda el rigor de su estrategia en uno de los conflictos más volátiles y delicados del planeta".

19 de abril, santoral: Dionisio, Expedito, Rufo y Vicente.

¿Quiere hacer un comentario?