Puigdemont recibe una ovación y los exministros amnésicos

No todo son abucheos en las intervenciones del presidente de la Generalitat. 'El Nacional' rescata un acto de la semana pasada en el IESE con ovación incluida. El aznarismo pasa por el juzgado

10 min
21.06.2017 09:38 h.

Puigdemont y Junqueras no se apean del asno. Agitación permanente, bronca y provocaciones. El president anuncia que convocará la Junta de Seguridad. No puede, pero tal circunstancia es un acicate en el contexto del proceso, un punto a favor de la demagogia y la política de escaparate. Junqueras aporta lo suyo. Se cuida muy mucho de borrar las huellas, pero es tan activo en la disolución del Estado en Cataluña como el president. Es menos insidioso, dicen los sorayistas, pero tan eficaz como su par a la hora de deconstruir el huevo.

Todavía hay gente que se cree que el frente soberanista va de farol, lo cual puede ser cierto en el caso de algunos elementos, y no llegará hasta al final, lo que es una suposición bienintencionada. A tenor del trabajo bajo mano, Junqueras no es el recambio del Estado sino un "quarterback" dispuesto a dejarse los piños en el choque con el Estado.

elpais.200En El País, Lluís Pellicer firma la nota sobre los avisos de la administración autonómica a los inversores en torno a los cambios que se avecinan en Cataluña: "El Gobierno catalán ha incluido en la información que envía a los inversores una advertencia sobre “la evolución política” que está teniendo lugar en Cataluña y que podría llevar a “escenarios institucionales alternativos”, pero sin hacer mención al referéndum. Pese a que a finales de año el 78% de la deuda catalana estará en manos del Estado, fuentes del Ejecutivo explicaron que hay unos 6.000 millones en bonos en manos de inversores. El vicepresidente Oriol Junqueras, además, ha anunciado ya su intención de tratar de volver a los mercados en 2018".

Sigue el texto: "El Ejecutivo catalán actualiza cada seis meses la información económica y financiera que remite a los inversores. En esa presentación, actualizada el pasado mes de mayo, detalla la evolución macroeconómica de la comunidad, la situación fiscal de la Administración catalana y las perspectivas de deuda y tesorería. En ese documento no se hace referencia al proceso soberanista ni al referéndum, pero la Generalitat sí formula una advertencia al final del documento".

A Junqueras le arredra lo justo depender de Montoro, ocupado ahora en limpiar el fútbol. Menos le inquieta aún a Puigdemont el papelón del Estado. El president ha pasado de recibir dos sonoros abucheos a una ducha de muchedumbres por parte del gremio de contables muy celebrada por el diario El Nacional. Víctor Costa escribe el texto sobre la confortable comparecencia de Puigdemont en unas jornadas en el IESE la semana pasada: "Del greuge al desgreuge, del buit als aplaudiments. Així ha estat el camí del president de la Generalitat, Carles Puigdemont, entre congressos econòmics. Tot just dues setmanes després de viure en primera persona el misteriós cas de la "desaparició" de les preguntes durant la XXXIII Reunió del Cercle d'Economia a Sitges, Puigdemont va tenir la oportunitat de treure's l'espina davant el món empresarial en el VII Congrés Català de Comptabilitat i Direcció organitzat per l'Associació Catalana de Comptabilitat i Direcció (ACCID)". 

Continúa Costa: "En aquest últim congrés celebrat aquest dijous i divendres a l'escola de negocis IESE, Puigdemont va assegurar en la inauguració que "el progrés econòmic d’una Catalunya independent està fora de qüestió". Els més de 400 empresaris i directius que omplien l'Aula Magna, van obsequiar la seva intervenció amb un fort aplaudiment i un torn de 23 preguntes. El president d'ACCID i diputat de Junts pel Sí, Oriol Amat, que exercia de moderador, les va llegir d'una tirada (replicant el model dels tribunals amb les tesis doctorals): data i pregunta del referèndum, diàleg amb el govern espanyol en el tram final del procés o l'impacte de la independència respecte fons europeus, euro, seguretat jurídica, deute públic o pensions, entre d'altres. "No sabia que hi havia un examen", va bromejar Puigdemont amb la tranquil·litat de poder-se explicar i just abans de respondre-les totes".

Magnífico desagravio empresarial que refuerza aún más el convencimiento de Puigdemont de que los catalanes se alzarán en cuanto el Gobierno malo malayo secuestre las urnas. Hay empresarios como para organizar un batallón de La Coronela.

La contraparte popular no replica porque está en ascuas con el juicio de la red Gürtel. Ayer pasaron por el tribunal unos cuantos exministros del PP para afirmar que nunca han cobrado en B, que Bárcenas no les entregaba sobres con dinero y que ellos estaban a lo que se dice la alta política y no por las menudencias gerenciales del partido.

Carlota Guindal se ocupa de esa información en El Español: "Nada que reprochar a Luis Bárcenas. El extesorero no tenía ninguna capacidad para abrir las puertas de ministerios ni otras administraciones públicas a empresarios donantes. Bárcenas no pagó sobresueldos a dirigentes del PP. Bárcenas dependía de Álvaro Lapuerta. Estas son las explicaciones ofrecidas al unísono por tres ex secretarios generales del PP, Javier Arenas, Ángel Acebes y Francisco Álvarez Cascos, y dos exministros, Rodrigo Rato y Jaime Mayor Oreja, todos ellos de la era Aznar. Estos cinco miembros de la vieja guardia del PP han allanado el terreno a Mariano Rajoy con sus testificales en el juicio por el caso Gürtel para cuando tenga que acudir el próximo 26 de julio. El presidente del Gobierno y del PP sólo tendrá que ir a la Audiencia Nacional y ratificar lo que han dicho sus exdirigentes".

Más: "Y de paso, Bárcenas queda protegido por el PP. "Tengo la certeza de que los altos cargos que dependían de mí no recibieron ninguna llamada del tesorero dando instrucciones (…). Y en el caso de Bárcenas mucho menos porque sus responsabilidades eran subordinadas a Lapuerta", dijo Cascos, en una versión confirmada por el resto de sus excompañeros: "Nunca jamás Bárcenas me solicitó nada a mí ni me consta que lo hiciera con otros ministros”, añadió Mayor Oreja".

Al frente judicial de la corrupción se añade el parlamentario. El PP lucha como gato panza arriba para suavizar los perfiles de la fiscalización política y está dispuesto a recurrir al Tribunal Constitucional para limitar el alcance de la comisión parlamentaria sobre su financiación.

Carmen Morodo da la noticia en La Razón: "El PP mantiene en alto las espadas para intentar que se reconsideren los términos en los que la oposición ha planteado la fiscalización en el Congreso de su financiación. La primera batalla la perdieron porque el partido de Albert Rivera, socio preferente del PP, volvió a votar con PSOE y Podemos para rechazar el recurso por el que solicitaban un informe jurídico que delimitase el objeto, la fecha temporal y el ámbito material de la comisión. Pero aunque los trabajos arrancan ya este lunes, jornada en la que está citado a declarar el ex tesorero del PP Luis Bárcenas, la dirección popular no cede en sus demandas, que dice que están avaladas por precedentes sobre cómo se han gestionado otras comisiones de investigación. De momento, han presentado un escrito de reconsideración a la Mesa del Congreso, paso previo al recurso de amparo al Tribunal Constitucional (TC). Y ahí es donde acabará resolviéndose la batalla del PP contra la oposición, con un recurso ante el TC en el que Génova solicitará incluso la paralización «con carácter preventivo» de los trabajos parlamentarios sobre sus cuentas".

El ejército belga abate a un terrorista evita un atentado en la estación de trenes de Bruselas. La última hora refiere la detención de tres islamistas, uno de ellos perteneciente al ISIS, en Madrid.

21 de junio, santoral: Demetria, Engelmond, Leufredo y Luis Gonzaga.

¿Quiere hacer un comentario?