Paseo triunfal de Homs y el apocalipsis de Trump

Homs se jacta de falta de comprensión lectora. La prensa estelada descubre a una estudiante almeriense afiliada a la ANC. Las guerras perdidas de los Estados Unidos

9 min
28.02.2017 09:16 h.

Vistos los planes militares de Donald Trump, preocuparse por la suerte de Francesc Homs en el Tribunal Supremo puede ser una supina frivolidad a bordo del Titanic. El butano americano quiere ampliar la potencia del ejército más grande del mundo con más bombas y menos inteligencia. De momento no le ha declarado la guerra a nadie.

Vuelve el espectro del hongo nuclear, la destrucción total. Cotizan al alza los "preppers", esa gente de la América profunda que acumula alimentos, agua, armas y munición en el sótano bunkerizado para hacer frente al apocalipsis caníbal, zombie, marciano, islámico o comunista. Lo mismo no están tan chalados como parece.

En El País, Trump manda en portada sobre una crónica de Jan Martínez Ahrens: "Llegan tiempos marciales. El presidente de Estados Unidos ha decidido poner en marcha el mayor rearme en una década y ha ordenado elaborar un presupuesto con un incremento de 54.000 millones de dólares (9,3%) en los gastos de defensa. La histórica subida será compensada con un plan de recortes general, especialmente duro con la partida de ayuda exterior. El tijeretazo, aunque evita tocar los dos capítulos de gasto políticamente más sensibles, pensiones y asistencia sanitaria, muestra que Donald Trump está dispuesto a iniciar una nueva escalada militar para hacer cumplir sus sueños de grandeza. “Tenemos que empezar a ganar guerras otra vez”, clamó. (...) “Antes decíamos que Estados Unidos jamás perdía una guerra, ahora no ganamos ninguna. Es inaceptable”, dijo".

Que los propios republicanos abominen de Trump acrecienta la inquietud ante el sesgo tragicómico de las primeras andanzas del pato de Washington.

A la espera de una catástrofe terminal, un Donald Trump versus Kim Jong-il por ejemplo, los medios merodean por la primera sesión del juicio del facundo diputado Homs, que dio sobradas muestras de su altanería y noble cuna a pesar de que fue tratado con guante de seda y las preguntas eran las mismas que le hicieron hace un par de semanas a su jefe Mas. Homs es abogado como Pujol es médico. Para fiarse y no correr. 

En El Confidencial, Roberto R. Ballesteros suscribe el texto de la primera sesión de la vista: "El diputado del Partido Demócrata de Cataluña Francesc Homs, que ejercía como consejero portavoz del Govern cuando se produjo la consulta popular del 9 de noviembre de 2014, ha justificado que la providencia del Tribunal Constitucional que cinco días antes prohibió el referéndum era "inconcreta" y no tenía el rango de "estrictamente resolución judicial"".

Sigue: "Así se ha expresado durante su declaración como acusado por los delitos de desobediencia y prevaricación en la primera sesión del juicio que ha comenzado este lunes ante el Tribunal Supremo. "No había forma humana de entender el razonamiento de la providencia", ha argumentado el exconsejero catalán. "¿Dónde empezaba y dónde acababa el contenido de aquella providencia?", ha añadido. "¿El Govern no podía hacer una comparecencia, una rueda de prensa?", se ha preguntado Homs, quien ha criticado el 'petitum' que en su recurso ante el Constitucional reclamaba el Gobierno de España".

Un hombre que suelta latines no debería tener problemas con la comprensión lectora de las circulares judiciales, pero Homs no se apea de que el papel era difuso, confuso y vago. Va sobrado el diputado, se cree el más listo de la sala y en el barco a Ítaca detectan una ligera brisa a favor.

lavanguardia.200Enric Juliana traza un análisis en La Vanguardia sobre el peso porcentual de los apoyos a la causa soberanista en la procesión madrileña de Homs: "Los acompañantes. Dirigentes y diputados de Esquerra Republicana, esperando que la fruta madura caiga del árbol, mientras Oriol Junqueras posa sus manos sobre los hombros de Soraya Sáenz de Santamaría (comentada foto del Mobile World Congress de Barcelona). El hombre del Partido Nacionalista Vasco en Madrid, Aitor Esteban, serio, circunspecto y tallado por la Universidad de Deusto. Gente de Bildu hablando para la televisión vasca. Representantes de Compromís, atentos a que la cuestión catalana no les complique la vida en València. Y los Comunes, en representación propia y de Podemos. Competitivos en la intersección del soberanismo con la protesta social, los Comunes son los nuevos antagonistas del viejo/nuevo mundo convergente. Ecos del antiguo encono entre pujolistas y maragallistas. Su pelea será central".

Y remacha: "En la comitiva estaba representado casi el 30% del voto en las últimas elecciones generales españolas. No es poco. Y pronto habrá que sumar al rebelde Pedro Sánchez. Una tercera parte del cuerpo político español comienza a defender la plurinacionalidad sin miedo a perder votos. Esta es la España que, poco a poco, está cambiando. “Il faut comprendre les lenteurs de l’Histoire”, decía François Mitterrand".

Tremebundo caso, alucinante noticia viral en la prensa estelada. Una joven de 22 años de Almería que estudia en Barcelona se ha hecho indepe. El relato es conmovedor y acongojante. La muchacha sufre acoso en su pueblo cuando dice que lo de Cataluña no es lo que parece. El diario de Godó le concede cierta notoriedad al caso en un escalofriante testimonio deducido por la modelo a seguir ante Jaume Pi: "Un primer punto de inflexión (de Alycia Soler) en su viaje ideológico tuvo lugar el 12 de octubre de ese año, cuando acudió a la manifestación en plaza Catalunya del Día de la Hispanidad convocada por la entidad Sociedad Civil Catalana (SCC). “El espíritu era muy negativo. Yo me esperaba un ambiente de hermandad, como el que había visto en la manifestación de la Diada, pero no lo vi. Me decepcionó, aunque no fue eso lo que me cambió el punto de vista”, indica".

Más "Y gradualmente, explica Soler que fue aceptando al menos la idea tan extendida en Catalunya del derecho a decidir. Esto le valió algunos problemas en su pueblo, Cuevas de Almanzora, y en su entorno familiar pero también entre compañeros de la universidad catalanes. “Aprendí catalán porque tengo facilidad para los idiomas y empecé a escribir en catalán en las redes. Y recuerdo que muchos se me enfadaban. Un amigo, cercano a Societat Civil, se me enfadaba por eso”. Qué drama. Ya la han acogido en la ANC y en plataforma Catalans Lliures. Atentos a esta estrella, la versión refinada de Reyes, el diputado de Súmate. Hay que decir que fue la lectura de los textos del inefable Sala i Martín la que influyó más en el ánimo de la inocente Soler, según confiesa.

28 de febrero, santoral: Rufino y Román.

Comentar
tobermory 28/02/2017 - 13:22h
Pues nada, que aunque Miterrand lo diga bien clarito, je me accuse de que a Juliana no lo entiendo ni por el forro las más de las veces. Je ne sais pas pourquoi. Mis disculpas don Enric, pero las cuentas y los recuentos que usted despliega con tanto salero estilístico sobre el cuerpo político español para sacar conclusiones ad hoc (Prêt-à-porter) sobre “les lenteurs de l’Histoire”, a mi me dejan con los pies fríos y la cabeza caliente. Como me pasó en su momento con “La España de los pingüinos”, que se que nos vimos los dos con Robert Peary en el Polo Norte, pero ya no me acuerdo ni de las tesis ni de las antítesis, ni de sus síntesis magistrales. Llámeme alcornoque si quiere, o desmemoriado, que así me ofende menos, pero a ver si va a ser porque yo a los pingüinos siempre los he asociado más con el Linux de Linus Torvalds, del que soy muy fan, que con los políticos españoles. No se.
tobermory 28/02/2017 - 14:48h
Pingüinos a cascoporro, pingüinos emperadores, pingüinos bobos de solemnidad y pingüinos enanos de Madagascar, y otros que según soplen los vientos árticos. Nada, lo dicho don Enric, a seguir bien. Que chiquilla tan medrosa, Alycia en la Ciudad de los Prodigios. Y que listillos los del diario del Godó que es Conde. ¿Qué esconde?. Para ese viaje ideológico, con la “y” ya te llegaba, ni mochila estudiantil ni alforjas de pollino. Probó, vio, se hizo indepe y se acabó el “poblema”. ¡Ojo chicas! con esas redes. Se metió a escribir en catalán por aprender y los separatas le dieron cera lingüistica a la pobre jurelilla, que vino a la urbe por salir del cardúmen familiar de su pueblo natal, pero la atraparon en las redecillas para enteradillos que regenta un merluzón listo, de los de 20 raciones y la del cuñao. ¿Que dirá su familia?. Ya nos lo irán contando Alycia y el Conde. Antes no pasaba esto, deben ser “les lenteurs de l’histoire” (con minúscula).
¿Quiere hacer un comentario?