Magaldi y Luis Enrique, "fora de Catalunya"

Los medios soberanistas ponen en duda la versión de la fiscal Magaldi sobre el incidente en los aledaños del TSJC. Entrevista en caliente a Luis Enrique tras el varapalo de París

8 min
15.02.2017 09:38 h.

La "idea" en la prensa de obediencia catalanista es que la fiscal jefe de Barcelona, Ana Magaldi, es una provocadora, una chulángana que se fuma un pitillo mientras el pueblo catalán y sus bizarros líderes, con Artur Mas en primera línea de fuego, resisten un bombardeo judicial sin precedentes por el TC, el TS y el TSJC.

La maquinaria mediática se ha puesto en marcha para la contraofensiva. Francesc de Carreras, en un artículo en El País, lo deja meridiano: "Abans que es posés de moda el terme lingüístic 'postveritat', moltíssims anys abans, la televisió pública catalana era un model d'aquestes males pràctiques, d'aquesta desinformació sistemàtica, d'aquest adoctrinament constant. TV3 i Catalunya Ràdio han estat durant aquestes dècades d'autonomia unes subtils, però incessants, màquines de propaganda política en mans sempre d'una mateixa ideologia. No es pot explicar la mentalitat dominant avui a Catalunya sense tenir en compte aquest importantíssim factor".

En un sentido parecido, pero en La Vanguardia, Antoni Puigverd firma una pieza que empieza equidistante pero concluye así: "Ahora bien, la portavoz Neus Munté del Govern ha dicho que considera injusto que los insultos de unos pocos independentistas tiñan a todo el movimiento, cuando a la inversa no ocurre. Munté no se da cuenta de que este es precisamente el núcleo de la batalla: aquí no se dirime la justicia, sino la fuerza. Sólo teniendo el control del relato podía el independentismo plantear el pleito en los términos en que lo ha hecho: o vida o muerte, el voto de tu vida, etcétera. Para conseguir un dilema tan drástico, era necesario un maniqueísmo moral sin mácula: la verdad catalana contra la mentira española. Si este planteamiento flaquea, ¿con qué otras armas prolongará el soberanismo su hegemonía?".

portada periodicoA Magaldi le dijeron "fascista" y otras lindezas que el decoro y la urbanidad aconsejan no reproducir por escrito. Fue una muestra de libertad de expresión cívica, pacífica y festiva. Según dicen en TV3, tampoco es para tanto. Nada que ver con lo que le sucedió anoche al periodista de la casa Jordi Grau con el entrenador Luis Enrique. Eso sí que fue una agresión y no lo de Magaldi. En un texto sin firma en El Periódico se dice que "Luis Enrique pareció abocar sobre Jordi Grau el enojo por la debacle ante el PSG. Nunca ha querido parecer amistoso con los periodistas. Pero esta vez se le fue la mano. Al periodista de la tele catalana le señaló incluso con el dedo de forma hostil. 'Me gustaría que este tono que te veo a ti ahora se mantuviera cuando ganamos', dijo. Y eso que el tono de las preguntas parecieron de lo más correctas. Según relató Susana Guasch, periodista de Atresmedia, el técnico barcelonista, con la conexión en directo cortada, volvió a increpar a Jordi Grau y al ver la tensión creciente, personal del vestuario y de seguridad tuvieron que intervenir para apartar y llevarse al entrenador. Grau, por su parte, prefirió desdramatizar el suceso".

Bien por Grau. Luis Enrique no le llamó "facha" ni le dijo que se fuera de Cataluña, pero estuvo seco, adusto y destemplado. Imperdonable. Y aún así, el representante de TV3, a diferencia de Magaldi, apuntó aquello de pelillos a la mar. Y es que som collonuts. Al míster azulgrana se le va a caer el pelo. Si no lo sentenció el resultado, lo ajusticiarán en la seva, tribunal moral y de las buenas formas. Magaldi y Luis Enrique, fuera. Txakurra kampora.

Es como en Barrio Sésamo. Niños, llamar "guarra" a una fiscal está bien. Ser ácido con un periodista de TV3 está mal. Bien, mal. Cerca, lejos...

La prensa escrita editada en Barcelona muestra una gran variedad en su oferta de portada. La Vanguardia titula: "El TC redobla la presión judicial sobre Forcadell". El Ara se desmarca: "El TC redobla la pressió sobre Forcadell". En El Periódico, en cambio, afirman: "El TC apunta ahora a la Mesa del Parlament".

Como el Gobierno no se entera de nada y desconoce las sutilezas catalanas y que el referéndum se va a celebrar como que el sol sale por oriente, persiste en la intención de mantener su presencia en Cataluña para mostrar el lado majo del Estado. Carmen Morodo traza la crónica sobre el particular en La Razón: "El próximo lunes, la vicepresidenta del Gobierno volverá a Cataluña. La agenda oficial prevé que la también ministra para las Administraciones Territoriales participe en la entrega de un premio de la empresa del año de El Periódico de Cataluña y también en un homenaje a la Reina Sofía en el Liceo. Pero, además, la vicepresidenta ha empezado a completar su agenda oficial con reuniones y encuentros con otros sectores de la sociedad civil, y en esta visita tendrá oportunidad de dar pasos en esa dirección. El lunes tendrá ocasión de charlar con representantes de la empresa y de la cultura catalana. Muchas de estas reuniones se mantienen en el ámbito privado porque el objeto es que no se queden en una foto, y en bastantes casos, además, la otra parte pide discreción. Moncloa quiere que sirvan para tomar el pulso de la sociedad civil catalana, y, además, trasladar la posición del Gobierno sobre la situación en Cataluña y sobre las decisiones de la Generalitat".

Reuniones en el "ámbito privado" y "discreción". ¿No será que la gente pasa de pagar las consecuencias de retratarse con la vicepresidenta?

Han asesinado al hermanastro de Kim Jon-un y primogénito de Kim Jon-il, Kim Jon-nam. Dos mujeres se le acercaron en el aeropuerto de Kuala Lumpur y le rociaron veneno en la cara. Como se suele decir, están abiertas todas las hipótesis, pero la cosa tiene pinta de ajuste de cuentas familiar.

15 de febrero, santoral: Jovita, Georgia, Cratón y Severo.

¿Quiere hacer un comentario?