La moción de Iglesias y los malos catalanes

El líder de Podemos se postula como líder único de la izquierda. Nació Digital señala a las instituciones que invitan a ministros. Las razones de Kilian Jornet

8 min
13.06.2017 09:32 h.

Moción de censura en martes y 13. Pablo Iglesias sostiene que Rajoy no está capacitado para gobernar ni un minuto más. Corrupción, desigualdad, amnistía fiscal, Banco Popular, conflicto político en Cataluña, puertas giratorias, capitalismo de amiguetes, intromisión judicial, etcétera, etcétera. El listado de reproches se hace tan largo como un día sin glutamato.

Al presidente del Gobierno la moción le produce la misma impresión que pueda generar una mosca del cojón en modo zumbido. Es incómoda, inútil resistirse, pero no es ni mucho menos un enjambre de abejas en formación de ataque. A Iglesias le falta volumen y a Rajoy le sobra pachorra. Ante la crisis socialista (en Francia ya son historia), el líder de La Sexta aspira a ocupar todo el espacio de la izquierda. Cree que lo tiene todo, hasta el nombre, para conseguirlo. Puede. La derecha mediática paga a la izquierda política y él es ahora el ungido.

El diario más afecto a la causa morada, Público, apunta en ditirámbica previa de la moción de censura que el PP está quemado y el PSOE de perfil: "Treinta años después de la última moción de censura, Unidos Podemos luce músculo en la cámara para activar el Artículo 113 de la Constitución, que requiere el respaldo de al menos una décima parte de los diputados de la cámara, algo que hasta el 20 de diciembre de 2015 sólo estaba al alcance de PP y PSOE. Y lo hace sabiendo que la iniciativa nace condenada a muerte, al menos a nivel parlamentario, aunque la lectura política puede ser muy distinta: podría servir para que este grupo se reivindique como la única alternativa creíble al Gobierno de Rajoy, además de forzar a todos los partidos con representación parlamentaria a retratarse con sus votos".

Habrá un par de días de esgrima parlamentaria en el Congreso. No se sabe si intervendrá Rajoy o hará un Cifuentes, que afrontó el ensayo de moción en la Asamblea de Madrid chateando con el móvil y pasando millas de Podemos.

La teoría imperante en la prensa editada en Madrid es que Iglesias no tiene ni media leche en comparación con Rajoy, a quien se atribuyen dotes de socarrón, cachazudo e inclemente orador, ágil en la respuesta, agudo en el corte, brillante en el cruce de bastones dialécticos. Versiones más templadas subrayan los riesgos del tancredismo, ese aire mariano de satisfacción consigo mismo.

Mientras tanto en Cataluña, caen las hojas del calendario. Quedan 110 días para el 1-O y Pere Cardús en Vilaweb avanza el calendario del proceso y un manual de instrucciones, tal cual, para celebrar el referéndum. Según la información, el 30 de agosto se aprobará la ley de transitoriedad y el 4 de septiembre, Puigdemont firmará el decreto.

Queda mucho por hacer y Cataluña está llena de “botiflers”. En Nació Digital abren con un informe titutlado "La Cataluña que pone la alfombra a los ministros de Madrid". Se señala a la Fira, a Foment, al Colegio de Abogados y hasta a la Sociedad Económica de Amigos del País: "El procés avança cap al referèndum de l'1 d'octubre i, en paral·lel, les diverses famílies de la societat civil juguen una complexa partida en què gestos i senyals poden tenir una importància cabdal. Mentre una part important del país batega en favor d'un referèndum d'autodeterminació, hi ha institucions que despleguen una diplomàcia particular per mostrar que estan alineats amb els postulats de l'Estat".

Qué barbaridad y qué desvergonzados. Malos catalanes. El 2 de octubre hablamos.

Los Pujol sí que dan que hablar. El Mundo avanza una noticia firmada por Esteban Urreiztieta sobre los desvelos de la fiscalía para encontrar el tesoro oculto de la familia: "La Fiscalía Anticorrupción investiga la operativa creada por Andbank, el banco andorrano en el que la familia Pujol ocultaba su fortuna, para desviar fondos de sus clientes vip a las islas Bahamas, Panamá y México. Sus pesquisas tienen como uno de sus principales objetivos encontrar fondos ocultos del clan catalán en lo que los investigadores califican de «banco tapadera o paralelo»".

Las explicaciones de Luis de Guindos sobre el Banco Popular son de dos orejas y vuelta al ruedo. Gran desparpajo cargando las suertes el del ministro. En ABC le dedican la portada y Moncho Veloso escribe un texto del que destacan las comillas del titular de Economía: "Ha debido de haber algo que ha fallado. A lo mejor teníamos que mirar más en la propia entidad», admitió al final de su comparecencia (el ministro), en la que en todo caso insistió en la desaparición del Popular se debe no a su solvencia sino a una crisis de liquidez. Y al respecto fue explicando cómo esa corrección contable y el anuncio de una ampliación de capital sin detallarla por parte de Emilio Saracho generaron desconfianza entre los inversores y provocaron la caída en Bolsa de las acciones del banco. (...) «Popular era un banco zombi y ahora con Santander puede competir".

Gran declaración de Theresa May a los suyos tras su desastre electoral: "Soy yo quien os ha metido en este lío y soy yo quien os va a sacar de él". Lo mismo dijo Custer en Little Bighorn.

El solar ibérico alumbra en ocasiones portentos deportivos como el tenista Rafa Nadal o el montañero Kilian Jornet, que según cuenta en una entrevista de Rosa María Bosch en La Vanguardia subió dos veces al Everest porque no le gusta perder el tiempo:

"¿Cuándo tomó la decisión de ascender una segunda vez?

Bajando la primera vez pensé: dispongo de días suficientes y en el campo base no tengo nada mejor que hacer, no me gusta jugar a cartas, y había otra ventana de buen tiempo. Además, como en la primera cumbre me encontré mal, tenía la espina clavada y quería ver cómo sería si me sentía bien".

13 de junio, santoral: Antonio de Padua, Aquilina, Fandina, Felícula, Luciano y Peregrino.

¿Quiere hacer un comentario?