Ofensiva catalana para participar en el control de fronteras

El Gobierno recela de la oferta de colaboración de la Generalitat en la inspección aduanera, labor en la que no tiene competencias

3 min
Punto de Inspección Fronterizo (PIF) en el Puerto de Barcelona / CG

En paralelo a los grandilocuentes mensajes independentistas, el Ejecutivo catalán lleva a cabo una soterrada labor de campo consistente en asumir tareas cuyas competencias pertenecen a la Administración central. El nuevo objeto de deseo de la Generalitat es la inspección fronteriza y, por ello, ha puesto a disposición del Gobierno sus recursos personales para participar en esas tareas y agilizar, así, el tráfico de mercancías. Un objetivo que, según la administración autonómica, permitiría aumentar el número de empresas exportadoras en Cataluña.

El pasado miércoles, el consejero de Empresa, Jordi Baiget, se reunió con el delegado del Gobierno en Cataluña, Enric Millo, a iniciativa propia. El motivo oficial, tal como había anunciado días atrás el propio Baiget en un almuerzo con empresarios en la Cámara de Comercio de Barcelona, era pedir un aumento del número de puntos de inspección fronteriza (PIF) para solucionar el “cuello de botella” que se produce en el control de las mercancías.

millo baigetLa Generalitat denuncia que el PIF del Puerto de Barcelona y del aeropuerto de El Prat solo abren cinco días a la semana de 8 a 20 horas, pero en realidad, la inspección acaba a primera hora de la tarde. En el caso del Puerto de Tarragona, afirma el Gobierno catalán, el horario es de 8 a 14 horas.

La idea, por tanto, era solicitar al Estado la cobertura de 24 horas al día durante todos los días de la semana, y crear un nuevo PIF en el Puerto de Palamós.

Solo un 3% de contenedores analizados

Abierto a cualquier tipo de colaboración entre ambas administraciones, Millo defendió el buen hacer de los servicios aduaneros y aseguró que los horarios de inspección establecidos son “los que necesitan la seguridad alimentaria de las familias”. El porcentaje de contenedores que son inspeccionados no alcanza el 3%, afirmó, negando así que haya bloqueo de la actividad exportadora.

No pasó desapercibido al delegado del Gobierno que Baiget pusiera el personal de la Generalitat al servicio del Gobierno español para agilizar esos procesos. “Se trata de una competencia del Estado, pero probablemente, el Gobierno catalán pretenda colocar a sus trabajadores en los PIF, como ha hecho por ejemplo en los servicios de Hacienda. Pero no va a poder ser”, explican a Crónica Global fuentes conocedoras de la reunión.

Comentar
Antoni Ferret 20/03/2017 - 11:36h
Que es tinguin en compte les possibilitats d'una col·laboració de la Generalitat en serveis públics estatals, que pot ser molt útil, sempre DESPRÉS que hagi passat la febre independentista actual.
¿Quiere hacer un comentario?