El Govern gasta 132 millones en privatizar sus políticas sociales

Las ayudas a fundaciones, que incluyen escuelas valencianas, entidades religiosas y financieras, no han parado de crecer mientras el PDECat y ERC discrepan sobre el modelo de gestión

2 min
La consejera de Enseñanza, Meritxell Ruiz (PDECat) y el consejero de Salud, Toni Comin (ERC) representan dos modelos de gestión pública muy diferentes / CG

¿Gestión pública o privada? Mientras que el PDECat tiene claro que el modelo de concierto es el adecuado, ERC pugna por revertir las privatizaciones. Ambas formaciones son socias de un Gobierno que, a juzgar por las subvenciones concedidas a entidades privadas, apuesta claramente por la externalización.

Así lo demuestran los 132 millones de euros que, entre 2010 y 2016, ha gastado la Generalitat en ayudas a fundaciones en las que el sector público no participa. Una abultada partida que demuestra las contradicciones ideológicas existentes entre convergentes, defensores de subvencionar colegios de élite donde se aplica la segregación por sexo, y republicanos, que al frente de la Consejería de Salud, han emprendido una cruzada a favor de una sanidad puramente pública.

53 millones en 2016

En respuesta a una pregunta parlamentaria formulada por la diputada del PSC Esther Niubó, el consejero de Asuntos Exteriores, Relaciones Institucionales y Transparencia, Raül Romeva, pormenoriza las transferencias que, desde 2010, han realizado todas los departamentos de la Generalitat a fundaciones privadas. El documento, al que ha tenido acceso Crónica Global puede leerse aquí.

La cifra no ha parado de crecer hasta situarse en los 53 millones de euros correspondientes a 2016 –primer año de mandato del PDECat y ERC--, frente a los 40 millones correspondientes a 2015.

Escola Valenciana, Cecot, Caixa de Catalunya...

El grueso de esas partidas van destinadas a entidades que prestan servicios sociales, siendo la Fundació Catalana de l’Esplai una de las más beneficiadas, pues solo el año pasado obtuvo 308.362 y 502.648 euros; la Fundació Tutelar Comarques Gironines, con 2,1 millones de euros, y la Fundació Malalts Mentals Catalunya, con 1,1 millones.

Muchas de las entidades son religiosas. La Fundació Pere Tarrés, con ayudas de hasta 503.868 al año y la Fundación Galatea, con 1,2 millones, también reciben este tipo de ayudas. En el listado figuran también transferencias a la Fundació Escola Valenciana de hasta 297.000 euros; a la Fundació Caixa de Catalunya, con 76.714 y a la Fundació Cecot, con partidas anuales de hasta 672.587 euros.

Comentar
Antoni Ferret 08/05/2017 - 11:16h
Convergència-PDECat és el passat, un passat que hauria de ser superat i oblidat. ERC ha de tornar a ser lo que ha sigut sempre, més o menys. La política social ha de ser pública i ha de retornar Catalunya a ser un país normal, on la gent sigui respectada i tothom hi pugui viure. Aquest ha de ser el nostre futur. Ara bé, aquestes subvencions a fundacions privades, mentre facin una funció social, no estan pas malament. També poden complementar l'actuació pública. Sempre assegurant a aquesta una actuació preeminent.
¿Quiere hacer un comentario?