Alícia Romero: "Nación y financiación son claves para mejorar el encaje en España"

La nueva responsable de Economía del PSC afirma que Oriol Junqueras ha renunciado a una reforma fiscal más justa y progresiva, y augura un descenso de la recaudación con la futura Hacienda catalana

9 min
La diputada y secretaria de Economía del PSC, Alícia Romero, en los pasillos del Parlamento de Cataluña / CG

Alícia Romero es la nueva secretaria de Economía, Emprendimiento, Trabajo y Economía cooperativa del PSC en sustitución de Carlos Ruiz, que se ha incorporado a la ejecutiva del PSOE. Romero (Caldes d’Estrac, 1976), diputada en el Parlamento de Cataluña, denuncia que el vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, “no ha querido hacer una reforma fiscal más justa y progresiva” y advierte de que con la nueva Agencia Tributaria catalana “se perderá proximidad, calidad y recaudación”.

Pregunta. ¿Cómo valora la gestión económica del Govern?

—Respuesta. En esta legislatura estamos viendo más rigurosidad que en otras épocas. Cuando nos presentan los presupuestos no hay ingresos hinchados o ventas de patrimonio imposibles. No vemos ingresos procedentes del Estado no negociados, como había ocurrido en la época del consejero Andreu Mas-Colell. Pero también es cierto que la economía ha mejorado y eso les ha ayudado. Hay un secretario de Economía, Pere Aragonès, que es una persona seria, con un buen equipo, lo cual da solidez. Sin embargo, no sabemos cuál es la política económica del vicepresidente Junqueras. Por un lado quiere desobedecer todo el día y por otro, el 80% de nuestra deuda viene el Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). Si pretenden seguir en esta línea o buscar otros instrumentos financieros, es algo que no concretan.

¿A qué atribuye eso, a que el proceso independentista lo invade todo o a una incapacidad?

—Hay una contradicción. Los números cuadran, pero por ejemplo, en política fiscal, no se ha producido una reforma. Se lo hemos pedido: que pague más quien más tiene. Pero no han querido tocar nada. No hemos visto la voluntad de un Gobierno que se dice de izquierdas para cambiar eso. Junqueras no ha querido hacer una reforma fiscal más justa y progresiva. Y el tema de la deuda es muy importante, hemos alcanzado los 75.000 millones de euros, de los cuales el 80% procede del FLA, es decir, del Estado. No sabemos qué pensamiento tienen, teniendo en cuenta que, supuestamente, el 2 de octubre (se refiere al día después del referéndum) ya seremos independientes.

Lo que ha aprobado el Govern no es un Pacto Nacional por la Industria. Ha habido un acuerdo con sindicatos y patronal, pero no es nacional porque no estamos los demás. Hemos sido informados, pero no partícipes. Es poco ambicioso.

Usted ha sido muy crítica en política industrial. Ahora se ha presentado un Plan Nacional para la Industria en mitad de un relevo de consejeros (Jordi Baiget ha sido sustituido por Santi Vila en Empresa)

—En la anterior legislatura, con Felip Puig al frente de Empresa, no tuvimos suerte. No hizo suyo el pacto entre agentes sociales y colegios profesionales. Con Baiget es cierto que se recuperó, también por la presión de la oposición. Lo que ha aprobado el Govern no es un pacto nacional. Ha habido un acuerdo con sindicatos y patronal, pero no es nacional porque no estamos los demás. Hemos sido informados, pero no partícipes. Es poco ambicioso. Hay un presupuesto asociado de tres millones de euros para 2018, que irá aumentando, pero insuficiente respecto al tiempo perdido y al hecho de que hemos perdido un 90% del presupuesto destinado a política industrial en los últimos años. No hay una priorización de la industria y sus retos. Es importante definir qué país queremos ser, un país low cost con mano de obra barata y turismo de sol y playa, o apostar por el talento y poner el conocimiento en el centro de la economía.

La diputada del PSC, Alícia Romero / CG

La diputada del PSC, Alícia Romero / CG

¿Qué opina de la nueva Agencia Tributaria catalana, planteada como una estructura de estado?

—Lo único que está haciendo Junqueras es internalizar la gestión de los impuestos cedidos que hasta ahora tramitaban las oficinas liquidadoras. Criticamos las prisas. El 31 de agosto cierran los ordenadores de 53 oficinas, mientras que la Generalitat ha preparado una red de 19. Se perderá proximidad y calidad en la atención. Sospechamos que se perderá, además, recaudación, porque se tiene que sustituir a las 300 personas que hasta ahora se dedicaban a eso y no consta que se hayan incorporado ni que estén formadas. Ahora dicen que están preparados para gestionar los impuestos estatales, pero eso es imposible. Como mucho podrá intermediar. Nos gustaría que dejaran de mentir.

¿Qué sistema de financiación propone el PSC para Cataluña? ¿Será acorde con lo que establece el PSOE para toda España?

—En 2014 se tenía que haber actualizado ya el sistema de financiación autonómica, pero no se hizo. No interesó ni a la Generalitat ni al Gobierno de España. Llevamos tres años de retraso. Si se hubiera actualizado el modelo, nos estaríamos beneficiando de mejores servicios a los ciudadanos. Se podría haber hecho, aunque hubiera un calendario paralelo hacia la independencia, proyecto político que respeto pero que no tenía que impedir hacer el trabajo que tocaba. El actual sistema de financiación tiene problemas que hemos ido detectando y el documento de Granada aprobado por el PSOE ya establecía algunos de ellos. Por ejemplo, el principio de ordinalidad y el principio de solidaridad. En la propuesta general que el PSOE y el PSC hagan sobre la nueva relación entre Cataluña y el resto de España tiene que estar, evidentemente, el modelo de financiación.

Cuando uno repasa el sistema de financiación, ve que, claramente, hay algunas comunidades muy beneficiadas y otras perjudicadas, como es en este último caso Cataluña, Valencia o Baleares. Todo el mundo es consciente que hay que actualizar el sistema

¿En eso hay unidad de criterio? ¿No habrá algún barón territorial que se oponga?

—Siempre puede pasar, pero cuando uno repasa el sistema de financiación ve que, claramente, hay algunas comunidades muy beneficiadas y otras perjudicadas, como es en este último caso Cataluña, Valencia o Baleares. Todo el mundo es consciente de que hay que actualizar el sistema, ya veremos cuando negociemos cómo queda la cosa.

La diputada del PSC, Alícia Romero, atiende a los medios de comunicación / CG

La diputada del PSC, Alícia Romero, atiende a los medios de comunicación

¿Qué implica un encaje mejor para Cataluña?

—Un encaje mejor significa una reforma de la Constitución y la mejora de la financiación, el reconocimiento de Cataluña como nación, y el respeto a la cultura y la lengua catalana.

¿La reforma constitucional debería incluir también esa mejora de la financiación?

—Algunas cosas sobre financiación deberían incluirse. Debemos esclarecer muy bien qué competencias son del Estado y cuáles de las Comunidades Autónomas. Por eso hay tantos conflictos y recursos en el Tribunal Constitucional. Una vez definidas esas competencias, se tendría que establecer la financiación necesaria para que los servicios puedan darse con una cierta calidad.

¿Quiere hacer un comentario?