El Puigdemont de las preguntas

Xavier Salvador
6 min

La mentira más común, decía Nietzsche, es aquella con la que un hombre se engaña a sí mismo. El resto no deja de ser un defecto relativamente vano. Así sucede con los líderes actuales del Govern de la Generalitat y los promotores del referéndum secesionista que no se celebrará de acuerdo con el calendario y la previsión que han anunciado. Pero ahí siguen, atrincherados en un discurso y una escenificación que tiene a la sociedad catalana perpleja sobre cuál será su futuro inmediato.

En la escalada irreal de esa teatralización de los últimos años, el presidente Carles Puigdemont se deja entrevistar por una televisión internacional y lanza tres posibles preguntas a formular en el referéndum-quimera de marras. Han sido tres, pero podrían ser más, viene a decir. Si el Gobierno de España fuera más comprensivo le dejaría incluir una interrogación a los votantes catalanes, añade sin pestañear. Parece que le aflora su antigua condición de periodista.

La última información que nos ofrecen nuestros gobernantes sigue el relato de los preparativos de una consulta que no llegará a producirse. Será otra cosa, seguro: tendrá una validez legal nula; ni siquiera se instalarán urnas; las votaciones serán a mano alzada... cualquier cosa menos el producto que se nos vende con machacona pretensión de eficacia y edificando realidades paralelas.

La política se ha sumergido en Cataluña por unos senderos de irrealidad que hacen cada vez más incomprensible una situación ya de por sí poliédrica. Quienes gobiernan avanzan hacia el borde de un acantilado en el que desconocen si podrán desandar sus pasos o se verán obligados a proseguir hasta el límite y saltar al vacío con enorme riesgo para su futuro. Si no hay ninguna garantía mínima ni el menor esbozo de poder avanzar con sus pretensiones soberanistas en este momento de la historia, ¿qué sentido tiene, qué utilidad política supone mantenerse en el sostenella y no enmendalla?

Los independentistas más pragmáticos y posibilistas ven con sorpresa cómo avanza la mentira del referéndum hacia ninguna parte

Incluso los posibilistas del independentismo (algunos de ellos, soberanistas desde el minuto cero y no sobrevenidos como otros nuevos en la plaza) ven con sorpresa cómo avanza la mentira hacia ninguna parte. No habrá referéndum, repiten con total naturalidad. Es más, añaden, no es ni tan siquiera recomendable en este momento porque las posibilidades de ganarlo son mínimas. En consecuencia, pensando en un futuro de corte más útil para sus intereses, algunos antiguos altos cargos del Govern se frotan los ojos con los acontecimientos y la mezcla de irresponsabilidad, altivez y locura, a partes iguales, que se ha apoderado del poder político institucional.

Fruto de todo este soufflé de los últimos años, pronto, muy pronto, los catalanes volveremos ser convocados a las urnas con el único objetivo de hacer viable la gobernabilidad del país en los términos autonómicos actuales. Se habrá perdido un tiempo precioso y unas energías de gran utilidad. Será la enésima ocasión en la que volverán a explicarnos sus programas y proyectos. Habrá transcurrido poco tiempo desde la última convocatoria, pero quizá se aproxime el momento de la sorpresa para quienes han insistido en un utópico proyecto que fue un enorme agarradero ideológico en tiempos de severidad económica, pero que pierde potencia y adhesiones nada más invertirse el ciclo productivo y conocerse la inviabilidad y la inconsistencia de la iniciativa.

De todas maneras, si Puigdemont ha interpretado que su papel en la historia es el de convocar una consulta y redactar unas preguntas, cualquier catalán estaría hoy en condiciones de sugerirle algunas. Por ejemplo: ¿cuándo regresará la normalidad política a nuestra administración y se abandonará el trabajar para nada?, ¿será viable recuperar el tiempo perdido y la energía derrochada todos estos años en beneficio último de la ciudadanía?, ¿existe algún indicio de que Cataluña pueda normalizar su papel de motor y tractor económico del sur de Europa después de las barbaridades de los últimos años y el estado de opinión público interno y externo que ha supuesto?, ¿cómo preferirá su retrato presidencial Oriol Junqueras, al óleo o a la acuarela? Pues eso, que puestos a preguntar, interrogantes no faltan.

Artículos anteriores
¿Quién es... Xavier Salvador?
Xavier Salvador

Pese a nacer en Barcelona en un ya lejano 1965, he acabado siendo un tipo de pueblo. Hoy dirijo CRÓNICA GLOBAL después de haber dado bandazos periodísticos por ahí durante años (El Observador, Diari de Barcelona, El Periódico, Economía Digital...). He escrito dos libros. El más leído, Pujol KO, junto a varios autores. Del otro (El yugo milenario) es del que me siento más orgulloso, pero fue un divertimento intelectual de otro tiempo y otro lugar. Me gustan las personas auténticas, trabajar en equipo, la familia y el buen vino. Bonhomía en estado puro, vamos.

Comentar
tobermory 03/04/2017 - 12:32h
Una instantánea muy lúcida y unas preguntas que se haría cualquier persona en su sano juicio sin distinción de ideologías ni de clases sociales. Que no nos falten nunca. Menudo papelón, da alipori ver a un hombre de pelo en pecho, hecho y derecho (más de pelo en pecho y hechos consumados, y Mas de derechas que del derecho propiamente dicho, para que nos vamos a engañar) dando el cante con el Minister Cocoliso Romeva por esos mundos, malversando con saña inaudita el prestigio que se han ganado a pulso los catalanes y por ende los españoles, con esas gesticulaciones absurdas que más que de derechas o de izquierdas son anteriores a todo eso, mientras que en lo que llaman el “resto” (sic) de España no se le vea el pelo ni por el forro. ¡Menuda forma de hacer política!. L’enhorabona, Xavier por el artículo, y estupenda iniciativa la de publicar esa mirada amplia sobre el laberinto de Creta de Jordi Mercader, que promete dar que pensar. Saludos.
¿Quiere hacer un comentario?