'Viajes Puigdemont', viajes al mundo entero

Manuel Trallero
5 min

En la época del Tripartito, al Gobierno presidido por el señor Montilla se le conocía como "la Gestoría Montilla". Después vino "el Gobierno de los mejores", presidido por la humildad personificada llamada Artur Mas. Ahora, el Gobierno de Cataluña se ha convertido en una agencia de viajes, porque, como ya dijo el genial humorista Capri en uno de sus monólogos, "ahora hay que viajar, hay que conocer mundo". Así que el señor Puigdemont y sus adláteres no están quietos ni un momento, siempre están yendo o viniendo, quizás estén camino desde ningún sitio a ninguna parte, pero eso ya es otra historia. ¿Y por qué tienen ese desasosiego? ¿Esa inquietud que no les deja estar ni un momento quietos? Pues por la poderosa razón de que han de dar a conocer el llamado proceso catalán al mundo mundial. Este nos mira y del que somos su mismísimo ombligo. Un caso inédito de contorsionismo.

En este empeño ha hecho el Gobierno de Cataluña un ridículo considerable, como irse al Parlamento Europeo para que entre los asistentes al acto apareciera un señor de Calella con un cartel indicador de su procedencia, o la visita a la oficina diplomática en Nueva York para que Puigdemont contemplara desde las ventanas la estupenda vista que se divisa de la ciudad de los rascacielos.

Puigdemont se ha ido a ver a Carter, teniendo a Zapatero tan a mano, que para el caso...

Finalmente, Puigdemont se ha ido a ver a Carter, teniendo a Zapatero tan a mano, que para el caso... Sin embargo, creo que el penúltimo viaje internacional del president ha superado todo lo conocido hasta ahora. Ha ido a la ciudad italiana de Bolonia a inaugurar una feria del libro infantil y juvenil que este año se ha dedicado a Cataluña y Baleares. Así que, aprovechando que el Pisuerga pasa por Valladolid, el mandatario catalán se ha reunido con uno de los ciudadanos ilustres de la bella capital de la Emilia Romagna, Romano Prodi, ex primer ministro italiano y expresidente de la Comisión Europea. De la reunión, el señor Puigdemont ha extraído la conclusión del gran interés que hay en Europa por saber lo que sucede en Cataluña.

En primer lugar, el señor Prodi no desconoce lo que sucede en Cataluña porque la visita con una cierta frecuencia, tanto que en el año 2011 declaró a una emisora de radio de Barcelona que "no creía que Cataluña fuera independiente de aquí diez años", y el año pasado reiteró en TV3 que la Unión Europea no intervendría en el conflicto. Lo más importante no fue lo que dijera o dejase de decir el señor Prodi, sino las imágenes del encuentro. Nuestro minister de exteriores, el señor Romeva, cuando acude al extranjero se pone corbata. Ya sea en Westminster o en Bolonia luce ese adminículo que considera perfectamente prescindible en el Parlamento de Cataluña. Solo se pone corbata en los lugares importantes. La segunda gran noticia es la foto del encuentro, con una mesa en medio de la cual figuraban entrecruzadas la bandera de Italia y la de Cataluña. Pero no la estelada de la anhelada independencia, sino la de las cuatro barras, la bandera oficial de esta comunidad autónoma gracias a la denostada Constitución española de 1978.

En cierta ocasión, el periódico Corriere della Sera le hizo una entrevista a Prodi. Entre otras cuestiones le plantearon si le gustaba la ciudad de Roma, a lo que respondió: "Para vivir, no, porque allí se abusa demasiado de la política: no se puede vivir en un mundo de obsesos políticos".

Artículos anteriores
¿Quién es... Manuel Trallero?
Manuel Trallero

Ex periodista y ex casi todo lo demás. Tengo una edad ímproba, ¡incluso me acuerdo de que Franco murió en la cama! Eché artículos en 'La Vanguardia' hasta que me cansé. Hice un libro junto con Josep Guixá sobre Carmen Broto y otro solito sobre el (mal) llamado 'caso Palau'. Ambos tuvieron un éxito descriptible. Preparo una biografía de Jordi Pujol. En fútbol voy con el Liverpool, me gusta Schubert, odio los restaurantes, mi ídolo fue Cassius Clay y leo libros de historia en lugar de ver a Josep Cuní y a Pilar Rahola.

¿Quiere hacer un comentario?