Puigdemont y Carter, o cómo hacer el ridículo pagando

Carles Enric
3 min

Ayer se reunió Carles Puigdemont con Jimmy Carter en EEUU. Uno de los primeros medios en confirmar la noticia fue el panfleto de José Antich, El Nacional. Como hemos escrito en otras ocasiones, la inteligencia no es el principal valor de ese medio de propaganda. Y, gracias a su información, hemos podido contrastar algunos datos.

El primero y más importante es que Puigdemont ha volado ex profeso al evento, la Annual Executive Briefing and Presidential Reception. Un nombre rimbombante que, para aquellos neófitos, esconde algo muy americano y ciertamente muy simple: pagas a una asociación, te invita a sus eventos y, entre otros, tienes derecho a entrevistarte con Jimmy Carter. En este caso, es el Ambassadors Circle. Aquí tienen las tarifas y sus contraprestaciones.

Puigdemont ya no sólo miente en sus estudios y en sus idiomas, sino que es capaz de hacer el ridículo dos veces en pocos días en EEUU

Se trata de un evento multitudinario para el que, curiosamente, las invitaciones fueron enviadas en febrero. Podría sorprender la negligencia del equipo de protocolo del president que, sabiendo desde esas fechas el evento, no hubieran planificado el anterior y fracasado viaje a EEUU al mismo tiempo, aunque fuera para ahorrar un poco de dinero público. Aunque, escarbando un poco, uno encuentra la clave. Las invitaciones no fueron cursadas a la Generalitat en ese momento porque la inscripción al Ambassadors Circle fue posterior. Obviamente, lo negarán.

Como ven, Puigdemont ya no sólo miente en sus estudios y en sus idiomas, sino que es capaz de hacer el ridículo dos veces en pocos días en EEUU. Aquella frase de Josep Tarradellas de que "en política se puede hacer todo, menos el ridículo" nunca había tenido mejor plasmación que con Puigdemont.

Recordemos su primer sonrojo por una salita alquilada en Harvard. El segundo, ahora, haciéndose miembro de una asociación para tener derecho a reunirse con Jimmy Carter. Suerte que los palmeros de El Nacional de Antich son tan poco diligentes que ni saben entender una web en inglés. Este es el país que tenemos. Ni quiero imaginar cómo será el resto del séquito independentista si elementos como estos ejercen de presidente y de diario de cabecera del Govern, por cierto, ambos a dedo. Por suerte, ¡Gabriel Rufián nos da pistas!

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

¿Quiere hacer un comentario?