Hasta el CEO recula

Carles Enric
3 min

Hace unos meses hablamos de las encuestas del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO). En aquel momento comentábamos que daban vergüenza ajena. No tanto por su torticera cocina, entendible incluso por ser almas prostituidas a la mendicidad del dinero público, sino sobre todo por sus ingredientes; estos ajenos a cualquier matriz inteligible en elección estadística social.

Ahora en la nueva versión del CEO las cosas no cambian. Cocina e ingredientes totalmente alejados del respeto a la estadística y a los centros de opinión. Nuevamente, gente cuyo único fin es perpetuar su sueldo público a costa de su incapacidad para trabajar en cualquier lugar privado respetable. Son malos, pero aún tiene utilidad su estudio. Tal es su poca profesionalidad que han olvidado ocultar algunas tendencias curiosas.

Según el CEO, la evolución de los votantes de JxSí (o agrupación CDC-ERC, o como se llame el partido hundido por Artur Mas) ha pasado, desde 2014 a la actualidad, del 47,20% de la intención de voto al 30,3%. Cuatro puntos menos que la anterior encuesta. Al ritmo actual, en dos años hasta desaparecerá de Cataluña. Recordemos que en las ultimas elecciones obtuvieron el 39,54%. El peor resultado de la historia de las votaciones en Cataluña.

A aquellos que hace meses retaban a votar sólo a aquellos nacidos en Cataluña, les retaría a dejar votar a todos aquellos que no vivimos del dinero público

Como decíamos, la encuesta es todo menos fiable. Un dato rotundo. De los encuestados, un 40% se informa a través de TV3. Ya le gustaría a la televisión pública tener esa audiencia. Curiosamente, un porcentaje idéntico a los votantes en las últimas elecciones. Quizás un capricho o una torticera manera de cocinar para confirmar que sus apoyos bajan de una manera exponencial.

En la Cataluña actual nada es casualidad. Demasiado dinero público para mantener a las familias numerosas de siempre. Hemos inflado una administración, una televisión pública, para poder dar cabida a todos aquellos amigos de la causa. A aquellos que hace meses retaban a votar sólo a aquellos nacidos en Cataluña, les retaría a dejar votar a todos aquellos que no vivimos del dinero público. Creo que nadie se sorprenderá que entonces ni CEO, ni votos, ni leches; el apoyo al independentismo sería casi negativo. Porque esto, al final, es la historia de supervivencia de unos pocos. Si les toca votar, votan por salvarse; si les toca mentir, mienten. Al final, las ratas ya saltan, los tontos siguen con las encuestas.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

¿Quiere hacer un comentario?