El descenso a los infiernos de Ciudadanos

Carles Enric
4 min

La lectura de la última encuesta del CEO confirma el retroceso de Ciudadanos (C's) en Cataluña. Según los datos, la fuerza naranja podría pasar del segundo lugar actual al cuarto. Incluso al quinto, en caso de separación de la coalición en el gobierno, Junts pel Sí.

C's está sufriendo en sus carnes sus propios errores. A la mala elección de candidatos en Galicia y País Vasco se ha sumado una cada vez más errática y confusa comunicación en Cataluña. Prisioneros del procés, han acercado su discurso a un catalanismo supuestamente más moderado. Incluso rehuyendo debates como la lengua.

Prisioneros del procés, C's ha acercado su discurso a un catalanismo supuestamente más moderado. Incluso rehuyendo debates como la lengua

El supuesto acercamiento de su líder, Inés Arrimadas, mediante algo propio de la época medieval como una boda, a posturas propias de la CIU pre-procés ha sorprendido a buena parte de su electorado. Confirmación de la escasa lectura de la realidad por parte del partido nacido en Cataluña. En un momento donde los catalanes han sido forzados a elegir entre el blanco y el negro, los grises no tienen lugar.

Y C's tiende al gris. Al gris como forma política de la indefinición. Sumen a eso un líder estatal, Albert Rivera, aislado, en tierra de nadie, y a una líder en Cataluña más preocupada por proteger su imagen como catalana. Es más, últimamente, Arrimadas parece más preocupada por formar parte de la autodenominada sociedad civil catalana --aquella de reuniones y cenas de burgueses por encima de la Diagonal-- que por entender los problemas de la Cataluña real. En definitiva, aquella que la ha votado.

Siempre hemos escrito que en Cataluña cabemos todos. Desde los independentistas --respetable como opción política, aunque alguno no entienda esa opinión-- a aquellos que consideramos el actual sistema como el menos malo para todos. Pero caber --y, cómo no, ser respetado-- no significa ser votado. Y los partidos políticos deben entender que representan a sus electores, no sólo a sus personas o, peor, a sus líderes.

Se equivocó el PSC en su alma catalanista, y ahora se equivoca C's en su conquista del espacio de la extinta CiU

El giro de C's moverá su porcentaje de votos hacia el PSC de la ambigüedad o el PP de la amargura. Ningún analista de C's, de forma triste y lamentable, ha sido capaz de ver que sus votantes no vienen de la transversalidad catalana del voto independentista. Todo lo contrario, la fuerza naranja ha sumado de la oposición al procés. Se equivocó el PSC en su alma catalanista, y ahora se equivoca C's en su conquista del espacio de la extinta CiU.

Triste final para una flor de verano. Algunos, y algunas, creen que ser catalán es simplemente ser invitado a actos sociales. Confunden pertenencia a un grupo con ciudadanía. Su ambición personal suma más que su deber de servir a sus votantes. Al final, la realidad es pesada. Y el infierno siempre está tras el barranco.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

¿Quiere hacer un comentario?