La agenda privada de Junqueras en Estados Unidos

Carles Enric
5 min

Como informó la Generalitat hace un par de meses, el vicepresidente Oriol Junqueras viajará del 29 de abril al 6 de mayo a Estados Unidos, concretamente a Miami y Nueva York. Un viaje de 7 días para, según leemos en los actos confirmados, hacer reuniones por el interés de todos los catalanes.

En su primera escala en Miami toca una reunión con Mediapro, ya saben, la empresa catalana que fue investigada por el FBI, registro incluido tanto en Miami como posteriormente en Barcelona y Madrid, por un caso de presuntos sobornos a miembros de la FIFA. Tras las pesquisas, hace menos de dos años, fueron cesados sus directivos en Miami. Una investigación todavía en marcha, aunque Junqueras, capaz de cabalgar sobre la corrupción de sus socios de gobierno, parece impasible.

Por suerte, su escala es breve. En la ciudad del Estado de Florida tendrá un par de actos más. Uno con el Catalan Institute of America, según indica su propio Facebook. Su web, como pueden ver, curiosamente no cita el evento (por cierto, hemos guardado la copia por si sorpresivamente aparece el acto al leer esta columna). Según parece, se trata de otra institución catalana en el exterior cuyo fin es organizar conferencias, cenas y comidas con dinero público.

¿Y la agenda privada del viaje de Junqueras? Según parece, la transparencia se ha quedado en alguna esquina apartada. Todo --suponemos-- para evitar que el malvado Gobierno español boicotee sus intensos actos

Recordemos que uno de sus principales miembros y antiguo presidente (2015-2016), Jordi Graupera --aquel que algunos citan como futuro presidente de Cataluña--, es bien conocido por sus opiniones independentistas. Pueden leerlo, cómo no, en todos los medios subvencionados de Cataluña. Ya saben, los supuestos "intelectuales catalanes" no escriben en otros medios.

Volviendo a la agenda de Junqueras. Ahora en Nueva York tiene una cita con el FC Barcelona, según parece, en la capital catalana no cuadran agendas, y luego vuelta con Mediapro a la presentación de la película The Rose of Fire --no confundir con el libro de Carlos Ruiz Zafón del mismo título editado por HarperCollins--. Una presentación importante, sobre todo si recordamos que la película fue rodada en 2013 y estrenada oficialmente en 2014. Pero qué menos que hacer un estreno, aunque sea tres o cuatro años más tarde, para justificar a un viaje de Oriol Junqueras.

Y ahí acaba su agenda pública. ¿Y la privada? Según parece, la transparencia se ha quedado en alguna esquina apartada. Todo --suponemos-- para evitar que el malvado Gobierno español boicotee sus intensos actos. En el fondo, creo que sería divertido poner una cámara detrás de Junqueras en su viaje, porque muchos catalanes verían la realidad. Un viaje de placer, para comer con unos supuestos amigos, y mucha pérdida de tiempo esperando en halls de edificios para lograr hacerse una foto. Algo para sacar pecho ante Carles Puigdemont, que no lo logró con Jimmy Carter. Ego va, ego viene.

Oriol Junqueras vuelve a olvidar que un cargo público no debe tener agenda privada en un viaje pagado. Sí conversaciones privadas, como es lógico, pero una agenda bien pública. Desde el nombre del hotel al que va, hasta la clase del avión en la que vuela. Como en la empresa privada, justificando, además, sus gastos, y preparando un informe previo de lo que quiere, por qué gasta dinero, y uno final de lo obtenido a su vuelta.

Tristemente eso no va a ser así. Veremos unos vídeos de la ACN (Agencia Catalana de Noticias), unas presentaciones de algo ya presentado --a lo de la marmota Phil de la película Atrapado en el tiempo o, peor, a lo del referéndum renegado y ahora vuelto a poner como prioridad-- y seguramente, aún peor, haremos investigar a unos agentes del FBI para saber quién es el individuo que entra en la sede de una empresa bajo supuesta investigación federal. Y luego quieren nos respeten. En definitiva, si esto es la mejor agenda que pueden montarle a un vicepresidente, esto es el fin.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

¿Quiere hacer un comentario?