¿De qué vas, Iceta?

Ramón de España
4 min

Cuando tienes el partido hecho unos zorros porque cada vez te vota menos gente, lo más razonable es adoptar un perfil bajo y esperar tiempos mejores. De ahí, supongo, la abstención del PSOE ante la investidura de Rajoy, que demuestra cierto conocimiento de la peculiar psique de los españoles, a los que parece traer bastante al pairo las corruptelas de los populares, como prueba el hecho de que en la segunda de las últimas contiendas electorales el hierático Mariano cosechara más votos que en la primera. Alguien en el PSOE ha debido darse cuenta de que como vayamos a terceras, el PP arrasa, Mariano reinaugura la Monumental de Barcelona dando la vuelta al ruedo a hombros de sus sicofantes y un posible gobierno de izquierdas se retrasa a una fecha indeterminada de finales del siglo XXI.

En el PSC siguen emperrados en el famoso "no es no" del defenestrado Pedro Sánchez, cuando más les valdría hacer un poco de autocrítica y preguntarse por qué cada día les quiere menos gente

En el PSC, por el contrario, siguen emperrados en el famoso "no es no" del defenestrado Pedro Sánchez, cuando más les valdría hacer un poco de autocrítica y preguntarse por qué cada día les quiere menos gente. Miquel Iceta es la cara visible del no, y uno se pregunta por qué. Descartada por inverosímil la supuesta ética progresista, solo se me ocurren un deseo de marcar perfil propio, un guiño a los nacionalistas o un gesto numantino hacia los comunes y Ada Colau, que le están soplando la parroquia con su actitud de guardianes de las esencias. Y encima, la negativa de Iceta se sustenta en siete diputados --uno de ellos, mi amigo Manuel Cruz, que ni siquiera es militante del partido--, una cifra que, si no fuera por el (relativo) peso del PSOE, podría enviarle al grupo mixto con Quico Homs y los del Pacma. Lejos quedan los tiempos en que el PSC contribuía con veintitantos diputados a la causa socialista: ahora solo quedan cuatro e Iceta. Y a este paso, aún le van a acabar montando una delegación del PSOE en Cataluña por inoperancia en la gestión de la empresa hermana.

A todo esto, el ínclito Pablemos --que, como buen comunista, odia más a la social democracia que a la derecha-- saca pecho y se presenta como el único representante de la izquierda fetén. Tuvo la oportunidad de sumarse al PSOE y a Ciudadanos para desalojar de la Moncloa a Mariano, pero no le dio la gana y nunca reconocerá ser el principal responsable de que nos caigan a todos cuatro años más de PP: frente a posibilismo, radicalismo suicida, idéntico al de las izquierdas españolas de los años 30, cuando éstas le facilitaron la victoria a Franco matándose entre ellas. ¿Saldremos algún día de este deprimente enfrentamiento entre una derecha infame y una izquierda imbécil?

Artículos anteriores
¿Quién es... Ramón De España?
Ramón de España

Ramón de España (Barcelona, 1956). Autor de nueve novelas y una docena de ensayos, ascendió de las covachas del underground (Disco Exprés, Star, a finales de los 70) hasta los palacios del 'mainstream' (El País, donde colaboró ampliamente en los 90). Actualmente ejerce de columnista habitual en El Periódico de Catalunya y el semanario Interviú. Escribió y dirigió un largometraje en 2004, 'Haz conmigo lo que quieras', y aunque lo nominaron a los Goya, esta sociedad hostil no le ha dejado volver a ponerse detrás de una cámara (pero él insiste). Sus recientes ensayos sobre el 'prusés' y sus circunstancias, El manicomio catalán (2013) y El derecho a delirar (2015), lo han convertido en un personaje de referencia de la disidencia irónica.

Comentar
m.a. 25/10/2016 - 01:22h
NO
JDuck 25/10/2016 - 14:08h
No es extraño que Pablemos odie más a la social democracia que a la derecha, pese a su atractivo y engañoso disfraz. Cuando el comunismo estalinista “de izquierdas” alcanzó el poder demostró ser más “de derechas” que Franco o que Mussolini, y firmó con Hitler un pacto secreto, a costa de la flor y nata de la sociedad polaca. Los extremos se tocan, y entre el nacionalsocialismo de unos y el comunismo de otros no hay tanta diferencia, después de todo. ¿Cuánto duró la URSS y como quedaron los países sujetos a su totalitarismo?. ¿Son felices los ciudadanos chinos de la republicana China Popular?. No sé qué dirían Santiago Carrillo ni Enrique Tierno Galván, que participaron activamente en el consenso que hizo posible la Transición, desde partidos muy distintos, pero quizá la Historia diga que Mijail Gorbachov (no el Garzón de UP) es el comunista más demócrata de todos los tiempos, hasta hoy, por su importante contribución al desmantelamiento del búnker sov
JDuck 25/10/2016 - 14:09h
El Chavismo “de izquierdas” ganó muchos votos (el nacionalsocialismo nazi, también), pero ahora cuesta mucho hacer salir al dictador Maduro de su búnker derechista, pues se ampara “democráticamente” en su ejército y su policía (¿Gestapo o KGB?). Pablemos no quiere ejército… si no es el suyo, claro. Tampoco quiere pactos antiterroristas ni condenas en concreto de crímenes contra los derechos humanos, y no sólo en Venezuela. Si queremos, podemos (sin Podemos) saber lo que nos espera si el populista Iglesias y su casta "anticasta" llegaran a la Moncloa, que confunden con la Bastilla, como confunden la democracia con la “hija” de la puta guillotina y la época de terror a la que abrió paso, y que Francia ha enterrado con su “liberté, egalité, fraternité” real, aunque allá y acá (y en Alemania, y en USA y en la Conchinchina) en democracia siempre queda mucho por hacer a partir de lo ya hecho.
JDuck 25/10/2016 - 14:10h
¿SALDREMOS ALGÚN DÍA DE ESTE DEPRIMENTE ENFRENTAMIENTO ENTRE UNA DERECHA INFAME Y UNA IZQUIERDA IMBÉCIL?. ¿Dejaremos de poner etiquetas obsoletas y llamaremos a lo real por sus nombres auténticos?. ¿Qué dirá el Congrés de l´Iceta i cia?. El cacareado “no es no” del malogrado Sánchez ¿pondrá en evidencia la grave contradicción que aqueja al PSC desde hace tiempo y que hizo posible el desastroso Tripartito? ¿se repetirá éste, aunque con un tercer miembro distinto y muy "Común"?. El Nacionalismo que ha ido haciendo mella en el PSC es contrario al Federalismo del malherido pero no muerto PSOE, que espero se cure y regenere, y que plantee una oposición firme, inteligente, realista y constructiva, con la ayuda de C´s si la precisan y así lo requieren, pero sin podemismos ni nacionalismos ni otros populismos, tampoco los lepenianos.
JDuck 25/10/2016 - 14:11h
No quiero ni el actual juntismo cupero, ni otro tripartito “de izquierdas” que superaría con creces las estupideces del anterior, ni tampoco un PePe-Podemero, por los altos costes humanos y los bajos servicios prestados a los ciudadanos de a pié de ambos; ¿alguien los quiere?... Quizá Martin Schulz, actual sucesor de Borrell en el Parlamento Europeo, y que le supera como estadista de primera, nos ayude a encontrar una respuesta sensata "a la española", y muy europea. Un Estado Federal (sin confederaciones ni centralismos ni autonomías cuyos representantes quieran ejercer más competencias que las que legalmente tienen) puede ser muy apropiado, pero ¿cuál?.
JDuck 25/10/2016 - 14:12h
En la legislatura que viene, ¡a trabajar duro, bien y sin engaños, ilustres estadistas, que por algo les pagamos, siguiendo el ejemplo de los “padres” de nuestra Constitución, y luego pidan votos a los ciudadanos!. Puesto que no habrá lamentables terceras elecciones con un año de diferencia, ya tengo mi voto pensado para futuras convocatorias legales, y dispuesto a prestarlo a condición, pero no a darlo sin más.
tobermory 25/10/2016 - 20:36h
Tal como están las cosas yo me conformaría con que Iceta lo supiese y se pronunciase claramente sobre el tema, que es el de la vuelta al ruedo de don Mariano en la Monumental con la psique de los españoles por montera. Se empeñaron en ir a segundas en lugar de valorar otras alternativas y jugar bien sus bazas, y no solo se los merendó sino que estuvieron en un tris de ser terceros tras la coalición IKEA entre unos “penenes” de la política y los comunistas de siempre. Vuelta al ruedo y la oreja del novillo. No se si es que me estaré haciendo viejo o qué, pero ya me veía a finales del 17, metidos de hoz y coz en la revolución permanente del repelente niño Vicente, y votando a la sexta a Rajoy, que nos habían echado de lo quedaba de Europa, y que lo que venía siendo este puñetero país lo habían comprado, por desguace y a precio de saldo, un grupo de inversores árabes a pachas con capital chino, para montar un Al-Andalus de pacotilla pero a lo grande.
tobermory 25/10/2016 - 22:48h
Que la nueva izquierda nos venga ahora con un proyecto escachafante de repúblicas bolivarianas de chichinabo, o con coba ideológica a la satrapía de los hermanos Castro (Fidel fidelón, cuenta las 20 que las veinte son) de la manita del vetusto Califa Rojo de la pinza, p.ej., es muy preocupante, ya que mientras la idiotez siga ahí el personal dirá que nones con razones. Para ser socialdemócrata yo diría que antes hay que ser un demócrata convencido de las posibilidades de la democracia para acabar con la infamia de las derechas por las buenas, pero no parece ser esa ni la convicción ni la intención de los adanistas de Pablemos, que andan como la gata Flora en celo revolucionario, y después de entrar en el parlamento con 5 millones de votos, que no son moco de pavo, quiere tirarse a hacer la calle para rodear el Congreso, tomarse un quinto con Garzón y si se vienen arriba hasta el Palacio de Invierno de aperitivo. Ya te digo, Pablito, lo que tu quieras.
¿Quiere hacer un comentario?