Victor Hugo y el espectro de Shakespeare

Ignacio Vidal-Folch
3 min

Al ver los libros, ta elegantes, de la nueva editorial Wunderkammer, he querido concer a la editora, que es una joven profesional en la edición de revistas llamada Elisabet Riera. Persona refinada y documentada, como constaté enseguida. Y Wunderkammer es paradigma de lo que suele llamarse "una pequeña editorial exquisita", por formato, tipografía, diseño, elección de títulos y una serie de pequeños y cuidados detalles.

Tengo la sensación de que es una editorial que llega un poco tarde, quince o veinte años tarde, que ese respeto y veneración a la literatura que muestra en todos los detalles tiene algo de anacrónico y postrero en estos tiempos de febrilidad y agitación en que, volcados a la cartografía de un futuro fascinante y pavoroso en el que ya estamos ingresando, soltamos todo el lastre que podemos. Pero algunos nos aferramos a ciertos caprichos, y yo personalmente pienso comprar y leer todos los libros que publique Elisabet Riera en Wunderkammer.

Gabinetes de curiosidades. Al bautizar su editorial con ese nombre tan resonante de sugestiones encantadoras y misteriosas, Riera ha estado muy inspirada. Y muy precisa

Los wunderkammer o cabinets de curiosités eran las colecciones de objetos raros y sorprendentes del arte y de la naturaleza que reunían hasta el siglo XVIII algunos aristócratas europeos y algunos farmacéuticos y botánicos, antes de que existieran los museos y antes de que hubieran sido tan claramente explicados y categorizados el mundo vegetal y animal. Gabinetes de curiosidades. Al bautizar su editorial con ese nombre tan resonante de sugestiones encantadoras y misteriosas, Riera ha estado muy inspirada. Y muy precisa.

Lo que dicen las mesas parlantes es la transcripción de las sesiones de espiritismo que sostuvieron Victor Hugo y su círculo de pacientes y criados, cuando el poeta francés estaba exiliado en la isla de Jersey, con el espíritu de William Shakespeare --que les dictó un drama escrito en ultratumba compuesto especialmente para la oscasión--; con Jesucristo; con la Muerte; con Galileo; y con otros "seres colosales" como los llama con perfecta credulidad Victor Hugo. Y Los raros es un libro de ensayos de Rubén Darío dedicados a elogiar a los poetas simbolistas y a otros que en su tiempo aún no se habían incorporado a la tradición académica. Es una estupenda ocasión para leer la prosa del divino Rubén, y una publicación oportuna en el centenario de su muerte.

Artículos anteriores
¿Quién es... Ignacio Vidal-Folch?
Ignacio Vidal-Folch

Por desgracia nací huérfano, ya que mis padres fueron aplastados por un aerolito un par de años antes de que yo naciese. Esta tragedia me obligó a formarme como autodidacta. De joven lavé platos en el Soho, fuí maquinista en un ballenero, croupier en un casino, músico callejero en la estación Sebastopol del metro de París, y dí tres veces la vuelta al mundo como inspector de hoteles para la cadena Savoy. Enriquecido por tantas experiencias volví a Barcelona, donde he publicado varias novelas y libros de relatos y colaboro con el diario Papel y las revistas Tiempo, Jot Down y otras.

¿Quiere hacer un comentario?