Boicot a Catar

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Yemen y Egipto rompen relaciones diplomáticas con el emirato

4 min
Boicot a Qatar
06.06.2017 00:00 h.

Boicot a Catar. El emirato, llamado a ser el centro del mundo en 2022, cuando organizará el Mundial de Fútbol, se queda solo en Oriente Próximo.

Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Bahréin, Yemen y Egipto han roto relaciones diplomáticas con la región por oponerse a las llamadas de Estados Unidos y los saudís para que las naciones musulmanas se unan contra Irán. Por, supuestamente, dar apoyo a grupos terroristas.

Entre las medidas se incluyen la paralización de transacciones bancarias (en el caso de Egipto), la cancelación de vuelos (Flydubai, Emirates y Etihad suspenden los trayectos a Catar, y Qatar Airways, a Arabia Saudí), y el cierre de algunos puntos marítimos.

Límite: 48 horas

Es la crisis diplomática más grave de la región en años. Y llega después de la publicación de unas declaraciones polémicas del emir catarí sobre Irán e Israel, aunque el Gobierno asegura que los comentarios son falsos y los filtró un hacker. Es más, denuncia que la decisión de sus vecinos se basa en “calumnias” que “no se sostienen sobre ninguna evidencia”.

Arabia dice que ha tomado la medida para proteger a sus ciudadanos del terrorismo​ y el extremismo. Ha dado 48 horas a los diplomáticos de Catar dentro de sus fronteras para que abandonen el país o serán expulsados. También las otras regiones implicadas lo harán. Todas ellas culpan a Catar de “socavar la estabilidad” y de incumplir los acuerdos entre miembros del Consejo de Cooperación del Golfo, compuesto por EAU, Kuwait, Catar, Omán, Bahréin y Arabia.

La visita de Trump

Catar ha pedido a sus ciudadanos residentes en Emiratos Árabes Unidos que salgan de allí en 14 días. Irán, por su parte, urge a sus vecinos del Golfo a resolver por “medios pacíficos” esta crisis.

Casualidad o no, la agitación llega después de que el presidente de EEUU, Donald Trump​, visitara la capital de Arabia Saudí, Riad, el 22 de mayo para establecer una iniciativa conjunta con la que desestabilizar a Teherán mediante minorías étnicas dentro de Irán. Arabia ya mostró su apoyo a los disidentes iranís en julio.

La base aérea

En esta línea, Arabia Saudí ha acusado a Catar e Irán de instigar la violencia de bajo nivel y las protestas en su provincia Qatif (chií), rica en petróleo. También ha acusado al emirato de apoyar a grupos destinados a desestabilizar la región, entre ellos los Hermanos Musulmanes, Hamas y el Al Nusra Al Qaeda.

Una de las incógnitas es qué ocurrirá con la base aérea de Al Udeid, en Catar, que alberga el comando central del ejército de EEUU en la zona.

¿Quiere hacer un comentario?