Crónica Global

Pobreza energética: los pasos para su fin


Más de cinco millones de personas en España son incapaces de mantener una vivienda a una temperatura adecuada. La vulnerabilidad energética es una prioridad social a batir en los próximos años


Redacción Crónica Global

Un mundo electroadicto

Desde su descubrimiento, la electricidad se ha convertido en el elemento esencial para el desarrollo de nuestras vidas. Después del carbón como principal fuente de energía durante la revolución industrial, la energía eléctrica dio paso al mundo que hoy conocemos y es el motor de la economía mundial. Nada funciona sin electricidad. Pese a ello, el acceso a la electricidad es limitado. Se estima que 1.600 millones de personas en el planeta carecen de acceso directo, un cuarto de la población, y 2.400 millones todavía usan fuentes de energía básicas como el carbón, la leña o el estiércol.

España

El alumbrado público apareció en España gracias a la llegada del gas natural, en el siglo XIX, y supuso una revolución social y del modo de vida de las personas, el sistema económico e industrial, permitiendo la modernización. La electricidad llegó a España en 1875 con la construcción de la primera central eléctrica en Barcelona. En 1881 se instaló otra en Madrid. La revolución de la luz provocó que en 1901 España contara con la mayor línea eléctrica de tensión y longitud de Europa y con un total de 861 centrales. En los años 70, la actividad comercial y la mejora de la calidad de vida aumentaron la demanda de energía eléctrica.

La pobreza energética

Ahora, pasadas casi cinco décadas, nuestra sociedad convive con un dato relevante: más de 5 millones de personas en España, el 11% de los hogares, viven una situación de pobreza energética. En la mayoría de casos, la pobreza energética se vincula a una realidad de pobreza que afecta a otras necesidades esenciales como la vivienda, la sanidad o la educación, aunque específicamente se entiende como la incapacidad de mantener la vivienda en unas condiciones adecuadas de temperatura, así como la imposibilidad de tener acceso a suministros energéticos básicos, como el agua, la luz o el gas.

Plan de Vulnerabilidad Energética

Ante esta realidad, una de las energéticas más importantes del panorama español, Gas Natural Fenosa, ha puesto en marcha el primer plan de vulnerabilidad energética desarrollado por una energética española para paliar la situación de aquellas familias que se encuentren en una situación vulnerable. El objetivo del plan es mejorar la gestión de los clientes vulnerables, así como reforzar la colaboración con las entidades del Tercer Sector y la comunicación con los Servicios Sociales para que todas las partes, ayuntamientos, entidades sociales, clientes y empresas, estén en contacto y trabajen coordinadamente para localizar y paliar este tipo de situaciones. La compañía invertirá 4,5 millones de euros anuales en este programa con el objetivo intensificar y ampliar las actuaciones que lleva realizando desde 2014 y que permiten hacer un seguimiento integral de los posibles clientes vulnerables. 

Facilidades para las personas vulnerables

La compañía quiere estar cerca de los hogares vulnerables. Para ello ha creado una línea telefónica gratuita disponible los siete días de la semana, todos los días de año, y también una nueva unidad formada por 60 personas que se dedican exclusivamente a atender a personas en situación de vulnerabilidad. Además, han mejorado la forma y los períodos de pago para que estas familias afectadas tengan más flexibilidad en sus recibos, que se puedan fraccionar sin intereses y sin cuotas iniciales. Del mismo modo, en caso de impago la compañía ha aumentado las comunicaciones con los clientes e informa siete veces a través de cartas y vía telefónica antes de solicitar la interrupción del suministro.

Pobreza energética gas natural fenosa

¿Cómo detener el corte del suministro?

Desde Gas Natural Fenosa aseguran que uno de los principales problemas es detectar los casos de pobreza energética. Así, los clientes de la compañía que se encuentren en situación de vulnerabilidad y no puedan afrontar el pago de los recibos energéticos pueden contactar con la compañía a través del nuevo teléfono (900 724 900) y de los canales habituales de comunicación como, por ejemplo, los centros de atención al cliente. Allí pueden solicitar información, consultar sus dudas y recibirán asesoramiento para su caso específico. Asimismo, pueden dirigirse a los servicios sociales del ayuntamiento de su municipio para obtener un informe de vulnerabilidad con el que la compañía paraliza la interrupción del suministro y también la reclamación de la deuda para proteger a los clientes vulnerables.


facturas gas natural

Los ayuntamientos tienen un papel fundamental para mitigar el impacto de la pobreza energética, ya que son los encargados de certificar la información de los usuarios a la compañía. Por ese motivo, la compañía busca aumentar el número de acuerdos bilaterales que mantiene firmados con más de 400 administraciones de toda España. Fruto de estos acuerdos y del plan de vulnerabilidad, se ha evitado el corte de suministro a más de 23.000 personas. 

 

Fundación Gas Natural Fenosa

Por su parte, la Fundación Gas Natural Fenosa también tiene un papel importante, ya que desarrolla todas las iniciativas sociales del nuevo plan de vulnerabilidad. Así, ha creado una Escuela de Energía Social con el objetivo de asesorar y formar a trabajadores de las entidades del Tercer Sector y los Servicios Sociales en materia de eficiencia energética. En total se organizarán 60 seminarios y 50 talleres anuales, y además se prevé el desarrollo de una página web de uso público con información al respecto. La Fundación también desarrolla un programa interno de voluntariado para que trabajadores de la energética destinen parte de su tiempo a ayudar, a través de entidades sociales, a personas afectadas por la pobreza energética.  

Entidades sin ánimo de lucro

El objetivo de la Fundación Gas Natural Fenosa es colaborar con diversas entidades sin ánimo de lucro para encontrar medidas alternativas para ayudar a las personas afectadas por la pobreza energética. Para ello, ha activado un teléfono específico de atención para reforzar la colaboración y coordinación con todas ellas y ha creado una convocatoria anual de ayudas para dotarlas de recursos y que puedan desarrollar iniciativas orientadas a combatir los efectos de la pobreza energética. También ha iniciado un proyecto para impulsar la rehabilitación de edificios para que las personas vulnerables puedan reducir al máximo su consumo de energía implementando medidas de eficiencia energética.