El gas natural para vehículos, la otra alternativa ecológica

El uso de esta energía en coches es el 50% más barato que la gasolina y reduce hasta el 85% las emisiones

4 min
Un coche en una estación de repostaje de gas natural de l'Hospitalet de Llobregat (Barcelona) / CG

El gas natural no solo se puede usar en la calefacción o el agua caliente. Este tipo de energía también puede servir de combustible para los vehículos. Es una alternativa más barata y ecológica a la gasolina y el gasóleo. La materia prima es la misma que la que se usa, por ejemplo, en las viviendas, aunque las condiciones de presión y temperatura son especiales.  En España, circulan actualmente más de 5.500 coches propulsados por esta energía.

Recorrer quilómetros con gas natural para vehículos es el 50% más barato que hacerlo con gasolina. No solo los vehículos ya fabricados para alimentarse de gas natural pueden funcionar con este tipo de energía; los coches propulsados por combustibles tradicionales pueden transformarse para incluir un segundo depósito.

Transformar los vehículos  

Los cambios que hay que aplicar y la posibilidad de hacerlos dependen de cada marca y modelo. La operación de añadir un nuevo depósito para el gas natural en el espacio de la rueda de recambio, que se sustituye por un kit antipinchazos y otros componentes. Esta transformación suele costar alrededor de 2.000 euros.

Los cambios pueden tener implicaciones, como la pérdida de espacio de maletero, aunque no supone modificaciones en las prestaciones del vehículo ni en las averías. Lo que sí cambia es la autonomía del vehículo, que aumenta, ya que se añade el depósito de gas natural al de gasolina o gasóleo, lo que permite circular por zonas sin estaciones de este tipo de energía.

El repostaje

En España existen 47 estaciones que cuentan con gas natural para vehículos, de las que Gas Natural Fenosa gestiona 26. La compañía es la que más experiencia tiene en el campo. Hace 20 años que la empresa ofrece el gas natural como combustible de vehículos y ofrece un servicio integrado de diseño, implementación y operación de estaciones de gas natural. 

Las ventajas económicas no se limitan al precio de llenar el depósito, sino que algunos ayuntamientos aplican descuentos en el impuesto municipal de circulación a los vehículos que usan gas natural como combustible. Es el caso de Madrid y Barcelona, con hasta el 75% de rebaja. Las zonas de aparcamiento de pago, los peajes y la posibilidad de circular por el carril VAO y en episodios de alta contaminación son otras de las ventajas.

Menos emisiones

El gas natural también es más respetuoso con el medio ambiente que los combustibles tradicionales. Comparado con un coche de gasolina o de gasóleo, las emisiones de óxidos de nitrógeno son el 85% más bajas y las de dióxido de carbono, el principal gas de efecto invernadero, son el 25% menores. Asimismo, también reduce en casi un 100% las partículas en suspensión, uno de los principales causantes de problemas respiratorios en niños y ancianos en entornos urbanos.  

Además, los coches con gas natural son más silenciosos. Los motores de gas natural reducen en más de un 50 % la emisión sonora percibida y vibraciones respecto a los motores diesel y en consecuencia reducen la contaminación sonora y comportan una mejora en la calidad de vida de las personas.

¿Quiere hacer un comentario?