Las desigualdades económicas hombre-mujer se eternizan

Unilever insta a los líderes mundiales a romper con los estereotipos de trabajo que frustran los cambios positivos en la sociedad

7 min
Paul Colman, CEO de Unilever, durante su intervención en el Foro Económico Mundial de Davos sobre la desigualdad por género
08.03.2017 10:35 h.

Desde que la mujer entró en el mundo laboral, los derechos de igualdad han sido más que cuestionados. Escándalos sobre trato discriminatorio en empresas añadidos a los resultados anuales sobre empleo y salario, han revelado año tras año que todavía no existe una igualdad profesional y salarial acorde con lo que la ley exige y fomenta.

Con el motivo del día de la mujer trabajadora, Unilever ha realizado un estudio entre más de 9.000 hombres y mujeres de todo el mundo involucrados en los ocho mercados globales y con puestos de trabajo diversos. El estudio, titulado The Unstereotyped Mindset (Mentalidad sin estereotipos) ha generado resultados alarmantes.

Resultados

Uno de los primeros datos expuestos por Keith Weed, director de marketing y comunicaciones de Unilever, es que los estereotipos tienen un gran impacto en la sociedad global y que, conscientemente o no, todos somos objeto de prejuicios. El 60% de las mujeres y el 49% de los hombres consultados consideran que los estereotipos de género afectan a sus carreras profesionales y, en algunos casos, también a sus vidas personales; o ambas.

Además, el estudio señala que hay un tabú para hablar sobre la discriminación laboral y el acoso. Un 67% de las mujeres preguntadas siente que deben aguantar --porque sí-- comportamientos discriminatorios en el trabajo por cuestiones de sexo, y un 55% de hombres y un 64% de mujeres creen que otros empleados, especialmente varones, no intervienen cuando son testigos o conocedores de estos comportamientos.

El cambio que necesita la sociedad

Pero los resultados van más allá del acoso laboral y el acoso por género. Algunas de las preguntas en las entrevistas evidencian el porqué del nombre del estudio. En este proyecto, ideado para eliminar los estereotipos, se descubre una sociedad enquistada en creencias y costumbres del siglo pasado.

El 77% de los hombres entrevistados y el 55% de las mujeres consideran que los hombres son la mejor opción a la hora de liderar un proyecto profesional, dejando a las mujeres en un segundo plano. Además, casi la mitad de las mujeres consideran que el reparto desigual en las tareas domésticas y cuidado de los hijos les resulta una barrera para alcanzar la igualdad en sus puestos de trabajo.

Paul Colman, CEO de Unilever, ha hecho algunas declaraciones en el Fórum Económico Mundial 2017, donde ha reconocido la mala influencia de estos estereotipos y el fuerte arraigo que estos pensamientos tienen en la sociedad. El CEO de la multinacional ha explicado que “dar poder a las mujeres y a las niñas es la mayor oportunidad para el desarrollo humano y el crecimiento económico”, y ha sentenciado “es vital para los mercados”. Además, Polman ha señalado que en la situación actual y con semejantes diferencias la "igualdad profesional total tardará 170 años en ser real”.

Ámbito nacional

Todos estos datos facilitados por Unilever coinciden con el décimo aniversario de la creación de la Ley de Igualdad en España que, sin lugar a dudas, no ha dado muchos frutos. Desde que la mujer entró en el ámbito socio laboral en España a finales de los 80, durante la Transición, han pasado 40 años. Año tras año, el Instituto Nacional de Estadística (INE) publica las cifras anuales y, a pesar de las leyes aprobadas y la mayor presencia de la mujer en todas las empresas y sectores, la situación ha mejorado paulatinamente.

Los trabajos relacionados con el cuidado de las personas y el servicio doméstico se realizan casi exclusivamente por mujeres en un 88,5%. Del mismo modo, los contratos a tiempo parcial son más elevados en mujeres, y un 18% de las mujeres que trabajan a media jornada continúan haciéndolo para ocuparse de obligaciones familiares, aunque confiesan que les gustaría trabajar más horas, tal y como expone la consultora de género española Concilia2 en los últimos resultados de 2016.

El proyecto 

Con estos datos se puede leer entre líneas la sociedad machista encubierta en la que vivimos, que empieza por el salario, que aún se mantiene por debajo, y acaba por la asociación de la mujer a las tareas domésticas y el cuidado de los niños, tal y como sucedía hace 50 años.

Lo único que ha evolucionado han sido las herramientas de trabajo, pero no las mentes. En ese sentido, Polman ha explicado que “conseguir estas mentes sin estereotipos es un largo viaje que debemos empezar lo antes posible” y ha añadido “estamos llamando a un esfuerzo consciente, pero necesitamos involucrar a todas las empresas y gobiernos para erradicar la desigualdad”.

Polman ha mencionado también el proyecto que Unilever lanzó en 2016, llamado #Unstereotype, que implantó en sus más de 400 empresas para usar plataformas de ayuda al progreso. Sobre el proyecto ha destacado que “Unilever no puede hacerlo sola” y ha pedido a los líderes mundiales que reconozcan los estereotipos, las normas sociales y las creencias inconscientes que están haciendo más grande la brecha salarial y de trabajo entre géneros.

Unilever cambió su publicidad el año pasado, coincidiendo con la creación del proyecto, para que más mujeres fueran protagonistas en anuncios con cargos más elevados, ya que hasta el momento solo tenían presencia en un 2% de los anuncios.

The Unstereotyped Mindset: https://www.unilever.com/news/news-and-features/2017/Unilever-urges-world-leaders-to-unstereotype-the-workplace.html

 

¿Quiere hacer un comentario?