Ryanair aparca los vuelos baratos a América hasta 2022 por falta de aviones

La aerolínea de bajo coste 'vende' que llegará a EE.UU. por 13 euros, aunque no lo hará a corto plazo

2 min
Michael O'Leary, consejero delegado de Ryanair.
Ignasi Jorro
03.02.2016 21:35 h.

Ryanair ha naufragado con la promesa de lanzar vuelos transatlánticos a Estados Unidos por 15 dólares (13 euros) por falta de aviones. La aerolínea low cost, que periódicamente promete que inaugurará los enlaces en breve, no lo podrá hacer, al menos, hasta 2022. Fuentes de la industria confirman que la compañía aérea no dispone de los aparatos para hacerlo.

"Ryanair se ha interesado varias veces por los Boeing 787 Dreamliner, que le abrirían la puerta a los vuelos de largo alcance. Pero otras compañías se han adelantado, por lo que Michael O'Leary está bloqueado hasta, como mínimo 2022", abundan las mismas fuentes consultadas.

"Escasez de aviones"

Preguntada sobre la cuestión, la operadora irlandesa confiesa que "los servicios transoceánicos dependen de la consecución de una flota viable de 30 a 40 aviones de largo radio". No obstante, la compañía con sede en Dublín matiza que "hay una escasez de este tipo de aviones".

Inicialmente, Ryanair planteaba conectar de doce a catorce ciudades europeas con otros tantos destinos en Estados Unidos. En mayo de 2015, la compañía low cost jugó con la propaganda al anunciar que las conexiones costarían desde 15 dólares (13 euros). Poco después, lo desmintió.

Los rivales se adelantan

Mientras Ryanair juega con la publicidad, el mercado de vuelos baratos transatlánticos que quiere ocupar se está copando. Norwegian Air Shuttle ya vuela a seis destinos (Boston, Fort Lauderdale, Orlando, Los Ángeles, Nueva York y San Juan de Puerto Rico) desde Europa con precios que arrancan en 90 euros la ida.

Por su parte, la islandesa Wow Airlines ha apostado por Washington-Baltimore y Boston desde el Reino Unido, a partir de 130 euros, sólo ida. En verano, la operadora de bajo coste ha anunciado que añadirá Los Ángeles y San Francisco.

¿Quiere hacer un comentario?