Ingenieros de Stanford crean una batería de bajo coste para almacenar energía

La batería, cuyo material principal es la urea, permitirá el almacenamiento de la energía solar para su uso nocturno

Panel solar en el tejado de una casa / Pixabay

Panel solar en el tejado de una casa / Pixabay

La Universidad de Stanford acaba de anunciar un importante descubrimiento que puede facilitar la implementación de la energía solar y su almacenamiento. El profesor de química de Stanford Hongjie Dai y el doctorando Michael Angell han desarrollado una batería hecha con urea, sustancia que se encuentra comúnmente en los fertilizantes y en la orina de mamíferos, que podría proporcionar una manera eficiente y de bajo coste de almacenar la energía solar, u otras formas de energía renovable, para su consumo en aquellas horas o días en las que el sol no esté. 

A diferencia de la energía derivada de combustibles fósiles, la solar puede ser aprovechada en esencia sólo cuando el sol está brillando. Un panel solar bombea energía a la red eléctrica durante las horas diurnas. Si la energía no se consume de inmediato, se pierde en forma de calor. A medida que la demanda de tecnologías renovables crece, también lo hace la necesidad de complementarlas con baterías baratas y eficientes que permitan el almacenamiento de la energía para su uso por la noche. Las baterías de plomo o litio que actualmente hay en el mercado, costosas, tienen una vida limitada y, además, son inflamables. 

La nueva batería no es inflamable y contiene electrodos hechos de aluminio y grafito abundante. El principal ingrediente es la urea que ya se produce industrialmente por toneladas de fertilizantes para plantas. El equipo del Dr. Dai ya fue pionero en hacer una batería recargable de aluminio en el año 2015, pero el electrolito era caro por lo que la producción en masa requería mucha inversión y el acceso del público era limitado. La nueva versión incluye un electrolito a base de urea y es aproximadamente 100 veces más barato que el modelo de 2015, con una mayor eficiencia y un tiempo de carga de 45 minutos. Es la primera vez que la urea se ha utilizado en una batería. El equipo ha licenciado las patentes de baterías a AB Systems y ya trabajan en el desarrollo de una versión comercial de la batería.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información