Ciberataque global: triste botín de 70.000 dólares

A pesar de haber infectado más de 300.000 computadoras en 150 países

Mapa de infecciones del Wanna Cry elaborado por Malware Tech / Malware Tech

Mapa de infecciones del Wanna Cry elaborado por Malware Tech / Malware Tech

El programa informático de chantaje WannaCry, que exige un pago en la moneda digital bitcoin para recuperar el acceso a los ordenadores, ha golpeado a centros de salud en el Reino Unido, grandes empresas en Francia y España, la red ferroviaria en Alemania, organismos públicos en Rusia y universidades en China, entre otros.

Tom Bossert, asesor de seguridad nacional del presidente Donald Trump, ha informado hoy que pese al ánimo lucrativo de los responsables del virus, “parece que se han pagado menos de 70.000 dólares en rescates”, y que quienes han hecho esos pagos no han logrado “recuperar ninguno de sus datos”.

Ha recordado que el ciberataque “se ha extendido a unos 150 países y afectado a más de 300.000 máquinas, aunque la buena noticia es que las tasas de infección se han ralentizado a lo largo del fin de semana”. Según ha indicado, Estados Unidos ha resultado menos afectado que otros países, aunque el virus sí ha llegado a algunas compañías como la empresa de envíos FedEx y ha complicado las actividades estadounidenses del gigante español de telecomunicaciones Telefónica.

Conflicto con Rusia

El asesor de Trump subrayó hoy que el Gobierno estadounidense no “fabricó” el virus, y que la NSA “no ha desarrollado ninguna herramienta para quedarse con datos por medio del pago de un rescate”. Sin embargo, no ha querido precisar si la NSA ha usado o desarrollado alguno de los componentes que contiene el virus, al asegurar que no podía profundizar en esos temas relativos a actividades de inteligencia.

Por su parte, el presidente ruso, Vladímir Putin, acusó hoy a los servicios secretos de Estados Unidos de ser “la fuente primaria del virus”, después de que el presidente de Microsoft, Brad Smith, indicara este domingo que el ciberataque se produjo gracias a una “vulnerabilidad robada” a la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense (NSA).

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información