Durante estos años los diversos gobiernos locales de Barcelona se han vanagloriado de realizar una excelente gestión gracias a su continuo superávit. Como referencia en este último año el ayuntamiento dirigido por Ada Colau obtuvo casi 100 millones de euros, exactamente 97,5 millones

Recaudación de multas e impuesto de plusvalía municipal

En el último período reconocido el gobierno local recaudó 60 millones por multas, y más de 36 millones por el impuesto de plusvalías, la tasa de los impuestos por la venta o herencia de bienes inmuebles en la ciudad de Barcelona. La suma de ambos impuestos indirectos se comerían el 100% del superávit municipal.

Las multas, con 60 millones de euros, se han convertido en más del 2,5% de los ingresos municipales del presupuesto municipal, 2370 millones. Aunque es complicado obtener los datos segmentados del tipo de multas impuestas.

Zona azul y zona verde, la ciudad parking

Otro dato sorprendente es que entre las cerca de 10.000 plazas de zona azul, hasta 2,5 euros la hora, y las cerca de 40.000 de zona verde el ayuntamiento recauda otros 39 millones de euros, es decir casi un 1,5% del presupuesto municipal. Sólo la actividad de aparcamientos en superficie, territorio público de todos los ciudadanos y las multas, generadas en buena parte, también por temas de parking, el ayuntamiento se lleva casi 100 millones de euros anuales.

Prácticamente toda la ciudad dispone de zona verde y zona azul. En algunas áreas no existen desde hace años otras plazas de parking. Su limitación horaria, en la mayoría de casos de 9 a 20 h, con algunas salvedades en zona azul al mediodía de 14 a 16 h, generan más de 125.000 euros diarios. Hemos de considerar que hasta el año pasado en agosto eran libres de pago, y los domingos son actualmente libres en la mayoría de lugares.

Parquímetro Verde y Azul Barcelona / Fotomontaje Ecoonomia.com

Un coche en la puerta de casa en una localidad de las afueras de la capital tiene un coste cero. En Barcelona puede llegar a un mínimo exclusivamente de parking de hasta 200 euros al mes, según las zonas. Es decir 2400 euros anuales. Peor aún en una zona azul del centro ese pago a 2,5 euros la hora sería, a razón de 9 horas, de 22,5 euros diarios. Cada mes, contamos 25 días laborables – incluyendo sábados – sería una cifra de 562,50 euros mensuales. Es decir, el precio de un alquiler de un piso con 3 habitaciones en muchas ciudades de España.

Gestión municipal versus gestión privada

Los recursos de un ayuntamiento no son ilimitados, pero tampoco deben serlo sus impuestos. Cuando una empresa obtiene sus beneficios por prácticas extraordinarias en formas de impuestos especiales, las multas tendrían ese tratamiento, significa claramente que su gestión es mejorable.

La gran diferencia de Barcelona respecto a otros ayuntamientos no es su modelo eficiente de gestión, sino su desbocado ritmo de imposición de multas y de apropiación como parking privado del suelo público con la excusa de racionalizar mejor el territorio. El ayuntamiento que por un lado quiere cerrar el espacio al turismo de masas convierte su gestión de los parkings en una simple oferta y demanda para expulsar a sus propios ciudadanos. Al final para muchos ciudadanos de Barcelona es más económico, simplemente, no tener coche.