El porno impulsa internet

El consumo de pornografía concentra multitud de desarrollos tecnológicos

La adicción a la pornografía no existe, según revela un nuevo estudio /EFE

La pornografía y, en consecuencia, la industria pornográfica, son los responsables de innumerables tecnologías de última generación. El vídeo en streaming y de alquiler, el comercio de objetos sexuales, plataformas de consumo y suscripción han sido elementos que han crecido a la par que el porno. Realmente, detrás de la creación de internet, existe una explosión alrededor de todo lo que rodea el sexo y el consumo de erotismo. De hecho, la aparición de internet ha permitido el acceso a la pornografía por parte de todo el universo, de manera discreta y anónima, lo cual ha permitido que los ingresos y consumo del porno hayan crecido. Independientemente de ello, la red ha generado una industria paralela: la del porno casero de distribución masiva. Esto, casi sin querer, se ha convertido en un fenómeno de masas que compite directamente con la industria clásica.

Assistents al festival eròtic internacional Venus, que se celebra cada tardor a Berlín /EFE

Vídeos porno y nuevas experiencias de pago

Las compañías del sector de la pornografía están creando más experiencias interactivas y en vivo que requieren pago. Esto se hace a través de la venta de artículos de novedad de los brotes (como el consolador que se utilizó durante una escena de sexo explícito​), haciendo seminarios de educación (para enseñar a las parejas cosas como la dinámica de la esclavitud de cuerda), dando tours de estudio (en vivo y virtuales). La apertura de clubes de ocio con estrellas del porno, la expansión en podcasts y radio, e incluso la posibilidad de pagar por ser un director ficticio de cine porno. A pesar de que la pornografía ha tenido un gran impacto en las tecnologías cotidianas que usan las personas, a menudo no se le reconoce el debido respeto por los prejuicios que conlleva.

En conclusión, el porno es un ejemplo de adaptación a la modernidad, de innovación y de progreso tecnológico. Nadie lo reconocerá en público por pudor y por no reconocer que consumen de forma pública, cuando si lo hacen en la intimidad. Por esto último, ningún experto o agente social será capaz de admitir cuánto bien ha hecho la pornografía por los nuevos desarrollos y la creatividad.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información