El Mediterráneo ha perdido un 34 % de sus peces desde 1950

También ha perdido un 41 % de sus focas y lobos marinos según un modelo matemático desarrollado por el Instituto de Ciencias del Mar de Barcelona del CSIC (ICM-CSIC)

Alga (caulerpa prolifera), autóctona del Mediterráneo / EFE

Alga (caulerpa prolifera), autóctona del Mediterráneo / EFE

Según informa la agencia EFE, el trabajo, dirigido por la investigadora del ICM-CSIC Chiara Piroddi y publicado en la revista “Scientific Report”, ha permitido simular cómo los diferentes grupos o especies del ecosistema marino se han visto afectados por los cambios en la productividad primaria (el crecimiento de la biomasa del fitoplancton y que constituye la base de la cadena trófica) en combinación con la presión pesquera. Los resultados indican que tanto los cambios en la producción primaria como en la presión pesquera han jugado un papel importante en la dinámica temporal desde 1950 a 2010.

Mapa mar mediterraneo / Mapasmurales.es

Para validar el modelo matemático, los científicos han analizado datos anuales de biomasa y captura de diversas especies de organismos marinos desde 2005 a 2011 con datos de capturas pesqueras y de artículos científicos. También lo ha hecho la biomasa de los mamíferos marinos, por ejemplo, en el caso de focas y lobos marinos, en un 41 %.

Por el contrario, los biólogos han comprobado que han aumentado los organismos más pequeños que se sitúan en posiciones bajas de la red trófica, como los invertebrados, que han aumentado su biomasa en un 23 %.

Este es el primer estudio que realiza este análisis para el Mediterráneo en su conjunto. El Mediterráneo, dicen los científicos, se ha definido como “en estado de sitio” debido a las intensas presiones que recibe por parte de la sociedad humana. Según los biólogos del ICM, este modelo matemático permitirá analizar y prever cambios en la biomasa de los diferentes grupos de organismos marinos en función de las variaciones en la presión pesquera y la productividad primaria en el futuro, y abre la puerta a considerar otros factores antropogénicos como la contaminación o la invasión de especies foráneas.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información