Gárgamel necesita pitufos

Escena de Los Pitufos 2 /EFE

Hace poco vi con mis hijos la película de los pitufos en la que "el malo" de Gárgamel los persigue con el fin de aprovechar su esencia para obtener un poder que, por su naturaleza, no le corresponde.

En la vida profesional me he cruzado con varios Gárgamel, alguno de ellos incluso con un gran parecido físico. Son esos pseudoempresarios que necesitan de otros para salir adelante. Al pobre desafortunado que atrapa en su red lo agota hasta robarle su esencia. No tiene escrúpulos y se aprovecha de esos pequeños seres de buena voluntad.

Y lo mejor es cuando encuentra a algún incauto que se convierte en "su gato Azrael" que le ayuda pero, al ser igual que él, se ríe a su espalda cuando, como no podía ser de otra forma, las cosas le salen mal.

Gárgamel siempre aparece en escena cuando los pitufos disfrutan apaciblemente de su trabajo y mejor van las cosas. Quiere ser el mejor empresario y vende que es por culpa de los demás que él no sale adelante.

Seguro que todos conocemos a alguien así, incluso alguno de los que dicen que me leen se identifica con este desdichado ser. A ellos únicamente me atrevo a aconsejarles que se quiten ese traje negro y vivan una vida "pitufa".

Aprovecho para despedirme de ustedes por esta semana y seguir "pitufando" con mis enanos.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información