Pánico en el Banco Sabadell por las cláusulas suelo

El banco no ha provisionado aún las cláusulas y se enfrenta a posibles números rojos en su cuenta de resultados

Jaume Guardiola, consejero delegado del Banco Sabadell, en una imagen de archivo / CG

Jaume Guardiola, consejero delegado del Banco Sabadell, durante un acto oficial de la entidad. - EFE

Las noticias para el Banco Sabadell van de mal en peor. Según diversas fuentes, los auditores bancarios se han puesto de acuerdo para exigir a todas las entidades que provisionen el máximo riesgo potencial de las cláusulas suelo de golpe y contra la cuenta de resultados. Puede ser el camino de entrada a los números rojos del tradicional Banco Sabadell.

Viaje a la auditoría de 2015

Para entender bien la importancia de las hipotecas en el Banco Sabadell hay que ir al último cierre anual. La auditoría de 2015, más de 600 páginas, redactada por Price Waterhouse Coopers Auditores y certificada por Miquel Roca i Junyent, secretario del consejo de administración, en enero de 2016, ofrece datos muy claros.

El volumen de créditos hipotecarios para vivienda a particulares, no sumados los referidos a promotoras o empresas, alcanza los 69.000 millones de euros. En el cálculo más optimista, considerando que una hipoteca media en España, según los datos del Banco de España, está sobre los 54.000 euros, da una cifra superior a 1.250.000 hipotecas. La cifra ofrecida por el Banco de Sabadell en dicha auditoría superior a los 5 millones incluiría también empresas y promociones.

A pesar de que hay muchas dudas sobre si las cláusulas suelo afectarían también a todas las hipotecas, vamos a considerar en este informe sólo los datos concernientes a consumidores. Extraemos de esta misma auditoría unos datos más. Por un lado el beneficio, sobre 700 millones de euros. Por otro el saldo de clientes, unos 132.000 millones, de los que 49.000 corresponden a cuentas corrientes y unos 33.000 a cuentas de ahorro. Los activos líquidos del Banco, por último, ascendían a unos 22.000 millones de euros.

El ataque de los bufetes de abogados a las cláusulas suelo

La mayoría de las hipotecas del Banco Sabadell contienen cláusulas suelo pues, como constatamos en un artículo anterior, para ellos son una práctica legal. Su presidente Josep Oliu, seguramente el más beligerante del sector bancario, defendió que la sentencia “no afecta al banco que preside” y reivindicó el carácter “transparente” de sus hipotecas. Incluso en su última rueda de prensa atacó con virulencia a asociaciones, abogados e incluso medios y jueces, indicando que la sentencia es “un asalto al tren del correo”.

Obvia el presidente Oliu indicar que tal supuesto asalto es el cumplimiento de una sentencia. Y cumplirla puede significar entrar en grandes pérdidas al banco, mucho mayores que las indicadas en los diferentes informes por el Banco de España. La táctica del Banco Sabadell de orientar a sus clientes a reclamaciones bancarias, posiblemente deterioraría su balance en pocos meses.

En una hipótesis más aventurada, sólo el millón largo de hipotecas del Banco de Sabadell generarían en costas de los bufetes mediáticos, a una media de 3.000 euros, una cantidad de 3.000 millones de euros. Es decir, más del cuádruple del beneficio del anterior ejercicio, 700 millones. Pero no sólo eso, más de un cliente retiraría sus activos del banco. Actualmente la liquidez, que es superior siempre a la caja en efectivo, del banco, permite sufragar sólo de 1 de cada 6 euros depositados.

Y la ofensiva judicial puede ser peor aún

El problema del Banco Sabadell es que no dispone de caja suficiente, sin entrar en pérdidas, para poder abonar todas las cláusulas suelo ahora consideradas ilegales por el Tribunal Europeo. El Banco se ha financiado durante estos años de forma torticera y ahora, como un mal gestor, se enfrenta a la imposibilidad de devolver el dinero adelantado por sus clientes. Si el escenario de las costas es superior a 3.000 millones de euros, en el caso de la devolución de todo lo cobrado estaríamos en una cantidad aún superior.

Los beneficios del año pasado, y los hipotéticos de este año, se esfumarían tanto si el Banco Sabadell decide devolver lo “mal cobrado” como si prefiere dilatar en el tiempo dicho pago alargando el tema con procedimientos judiciales. A estas alturas nadie duda de que los tribunales serán exigentes con el banco en defensa no sólo de los consumidores, sino de la sentencia europea.

Sorprendentemente, la política de comunicación del Banco Sabadell no sólo ignora estos riesgos sino que provoca otros nuevos. Su primer gran error de no provisionar y seguir cobrando la cláusula suelo tras la primera sentencia se complementa ahora con su intento de liderar una respuesta bancaria contra el Tribunal Europeo y todo aquel que quiera garantizar la seguridad jurídica. La mayoría de bancos ya ha hecho sus deberes pero el Banco Sabadell, como aquel mal alumno, no sólo no es consciente de su error sino que lo incrementa con el enfado de los clientes.

Próximos temblores en la Bolsa

La decisión en el Banco Sabadell es complicada. La entrada en números rojos, si se atienden las recomendaciones de los auditores de provisionar toda la deuda de las cláusula suelo, va a acercarla a sus peores cifras. Desde los máximos de 2007, por encima de 8,60 euros, la acción ha bajado a apenas 1,32 euros en las últimas semanas.

Algunos de sus máximos accionistas, familia Lara (Planeta), Isak Andic (Mango), Joaquín Folch-Rusiñol (Pinturas Titán) y Héctor Colonques (Porcelanosa), han provisionado pérdidas por cientos de millones de euros por la gestión en el Banco Sabadell en estos años. Su inversión de 1.300 millones por el 12,45% de hace unos años ha quedado en apenas un 10% en estos años. Pérdidas desde máximos del 90% del valor del banco. Como referencia, el Santander se ha dejado sólo un 60%, o CaixaBank un 40%.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información