Glovo. ¿Economía colaborativa o economía 'pública'?

La captación de recursos públicos, directos e indirectos, se convierte en la base del negocio de reparto

Glovo sobre fondo de dinero publico / Ecoonomia.com

Glovo sobre fondo de dinero publico / Ecoonomia.com

En nuestro primer informe sobre los números extraños de Glovo, ya comentamos la problemática del enfoque sobre los autónomos en la empresa de servicios de entrega. En una de las primeras presentaciones a inversores de Glovo App parecen confirmar nuestra información. Allí hay un apartado exclusivamente dedicado a sus Glovers. Como una declaración de intenciones está explicada en la sección de 'Riesgos FAQ y mitigantes'. 

¿Deberían ser los Glovers autónomos? 

Toda la explicación no tiene desperdicio, y no hay mejor forma de entenderla que leerla directamente del propio informe a los inversores. Ciertamente es un compendio de confusiones.

Riesgos legales Glovo y mitigantes / Ecoonomia.com

¿Existe una Ley para no pagar Autónomos por menores ingresos?

Ninguna Ley en España indica en ningún apartado la "no necesidad de ser autónomos para los ingresos inferiores a 7.000 euros". La Seguridad Social señala que "aquel que realiza de forma habitual, personal y directa una actividad económica a título lucrativo, sin sujeción por ella a contrato de trabajo y aunque utilice el servicio remunerado de otras personas" es considerado autónomo, y como tal debe constar.

Si bien es cierto que el Tribunal Supremo estableció en una sentencia de 2007 que, si los ingresos son inferiores al Salario Mínimo Interprofesional (actualmente 707,60 euros), entonces no es obligatorio darse de alta como autónomo. Pero es una sentencia, no una Ley. Adem´sa puntualiza, que ganando menos de 9.906,40 euros al año -son 14 pagas- a través de una actividad por cuenta propia, y que, a su vez, esta sea 'esporádica', uno podría estar liberado de registrar su situación en la Seguridad Social. 

La palabra 'esporádica' no parece concordar muy bien con la actividad 'continuada' de los Glovers. Como indican en el mismo documento, con ejemplos y fotos de 'repartidores reales', estos se ciñen a un horario para realizar su actividad. 

Ejemplos de Glovers / Ecoonomia.com

¿Quién los asegura en la Seguridad Social?

El propio documento confunde la obligación de asegurar en la TGSS, al hecho en sí de estar asegurado. En las dos primeras opciones dan por válido que una empresa externa, o persona, les asegura donde realizan su actividad habitual. Según el documento eso les da derecho a no asegurarles en su 'otra' actividad, la de Glovo. En el caso tercero donde hablan de desempleados o estudiantes, directamente indica que "puede no tengan seguro", pero "no sería responsabilidad de Glovo" (sic). También indica que en todo caso "siempre tendrían Sanidad Pública". 

Estamos delante pues de un claro ejemplo de una curiosa forma de economía colaborativa: empresas ajenas y la sanidad pública cubren las actividades de los trabajadores repartidores de Glovo. En caso de accidente en un reparto de Glovo dan por hecho que no serían ellos, sino la empresa donde el cotizante ejerce su actividad asegurado y la sanidad pública, por el hecho de ser español, quienes cubrirían todos los gastos con 'supuesta' cero responsabilidad de Glovo. 

Más uso de dinero público 

El uso de lo público y/o ajeno, pero en el tema de la Seguridad Social, no es el único punto importante en el informe. Como hemos podido conocer, la base principal en las primeras planificaciones del negocio estaba en la consecución de inversión pública por diversas fuentes. Hasta un total de cinco.

Inversiones dinero publico en Glovo / Ecoonomia.com

De esta manera se previó lograr una inversión el primer año superior en dinero público que en dinero privado. La previsión, remarcamos lo de previsión, era cerrar el 2015 con una inversión de capital público, 725.000 euros, superior en casi 100.000 euros al logrado de capital privado, unos 640.000 euros. 

Inversion dinero público en Glovo / Ecoonomia.com

Glovo trabaja desde una forma de emprender en la que se combinan, por un lado, las ventajas de la tolerancia, podríamos decir incluso parasitando a otras empresas que si cumplen sus obligaciones con la Seguridad Social y por el otro la captación de dinero desde Instituciones Públicas, o con dinero público. Un tema no al alcance de todos los emprendedores. Mientras, la realidad, en ese primer año, no deja lugar a dudas. Las pérdidas superaban los 600.000 euros. 

Y viva la economía colaborativa... o el dinero público

La presentación de Glovo crea un escenario nuevo. Que una empresa no sólo confunda sus obligaciones con la Seguridad Social, sino que además, quiera crecer gracias al dinero público de todos. Sin lugar a dudas es una forma confusa de entender la economía colaborativa. El primer tema confirma las dificultades de crear cualquier modelo estable de trabajo en España con unas estructuras tan rígidas. Pero el segundo eleva la primera dificultad casi a la trampa.

Cuanto menos es extraño que quien no atienda las normas del juego de todos los competidores, requiera, además, de dinero público para invocar su crecimiento. Sorprende sin embargo la laxitud de los mecanismos de control de los Organismos Públicos en la concesión de una supuesta elevada cantidad de dinero público. Hecha la salvedad que la concesión, o no del mismo no es tan grave como que un plan de inversión de emprendedores que arriesgan su capital, considere su petición de dinero público como parte fundamental del crecimiento.

En un proyecto donde algunos inversores dicen ser la punta de lanza del emprendimiento, los cimientos son buscados en el dinero público. Un lugar donde dicen quiere cambiar la economía favorece los empleos precarios, la economía sumergida y, peor aún, que trabajadores asegurados en otras empresas hagan gestiones fuera de sus horarios mientras su empresa cotiza por ellos. Todo podría ser una historia extraña, muy extraña, si no fuera porque es la realidad de Glovo. Una empresa vendida como el referente del emprendimiento que día tras día vamos descubriendo que tiene los pies de barro. 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y mostrarle publicidad y contenidos de su interés. Al continuar navegando, consideramos que acepta su uso. Más información