El Tribunal Supremo obliga a los bancos a ‘tragarse’ las cláusulas suelo indebidas

Adapta la sentencia de Luxemburgo al decidir la retroactividad total, más allá del 2013, ante un recurso del BBVA

4 min
Ana Botín, Francisco González, José Ignacio Goirigolzarri, Jordi Gual y Josep Oliu / CG
Cristina Farrés @crisfarres
15.02.2017 13:24 h.

El Tribunal Supremo ha dado este miércoles el golpe de gracia al debate sobre las cláusulas suelo de las hipotecas en España. Ha decidido aplicar por primera vez la retroactividad total en un caso en el que BBVA y uno de sus clientes debatían sobre la devolución. Toma esta decisión ante un recurso que había presentado el banco liderado por Francisco González.

Implica adaptar la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) de finales de 2016. El alto tribunal español confirma que se deben devolver a los clientes todo lo que se ha cobrado de más desde que empezaron a hacer efecto al considerar que el contrato no era transparente.

Modifica de este modo la doctrina de la Sala de lo Civil de mayo de 2013 que establecía que las entidades sólo debían devolver las cantidades a partir de esa fecha.

Debate sobre la transparencia

Lo hace al confirmar una sentencia de la Audiencia de Barcelona de diciembre de ese año que anulaba la cláusula de un préstamo suscrito con Unnim en 2005. BBVA deberá reembolsar al cliente de la antigua caja catalana 5.487,77 euros, más los intereses.

Pero el alto tribunal admite en su resolución que no todas las cláusulas suelo son abusivas. Ratifica el debate sobre su transparencia al desestimar las pretensiones de unos clientes de Caja Rural Teruel para recuperar lo que habían pagado por esta vía. Los magistrados del Supremo entienden que, en este caso, la cláusula cumplía con los requisitos de transparencia exigidos.

Provisión de la mitad del impacto

La banca se ha remitido a la pulcritud de algunas operaciones en el proceso de devolución. Tras la creación del mecanismo público para agilizarlo, las entidades revisaron los criterios de inclusión para decidir qué cláusulas eran abusivas y qué clientes eran conscientes de lo que implicaba fijar un suelo en las condiciones del crédito para comprar una vivienda antes de la firma ante notario.

La mayoría de las entidades ha calculado que sólo devolverían la mitad de las cláusulas de su cartera hipotecaria. El cálculo, a grandes rasgos, incluye tanto las presuntamente transparentes como los clientes que no iniciarían el proceso de devolución por diversos motivos. Por ello sólo han provisionado la mitad del impacto total de la devolución.

Impacto millonario

Se estimó que superaría los 4.000 millones tras la famosa sentencia de Luxemburgo, aunque la patronal del sector, la Asociación Española de la Banca (AEB), lo rebajó después a una horquilla de entre 2.000 y 3.000 millones. Goldman Sachs fijó el cálculo en los 2.500 millones.

Sólo una entidad se ha opuesto desde el primer momento a devolver las cláusulas suelo. Banco Sabadell ha defendido que las que aparecían en todos los préstamos hipotecarios que habían concedidos eran transparentes. Por ello, su provisión es mínima.

Proceso de devolución

Sobre la rapidez en la devolución, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha explicado este miércoles que estudia junto el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) concentrar las demandas. Lo harían en juzgados provinciales especializados.

Los presidentes de los tribunales superiores de justicia se han reunido para empezar a diseñar el despliegue de este plan. 

¿Quiere hacer un comentario?