El Corte Inglés abre el proceso para sustituir a Abad en Cataluña

Del Pozo prepara por sorpresa y con críticas el relevo del hombre de las Olimpiadas de 1992. El director general de Supercor regresa a Barcelona para ocupar el cargo

6 min
Jordi Valls Capell (izqda) y Josep Miquel Abad (d) con El Corte Inglés de Plaza Cataluña detrás / FOTOMONTAJE DE CG

El comité ejecutivo de El Corte Inglés ha iniciado el proceso de sustitución de Josep Miquel Abad, director general de la casa y hombre de máxima confianza del fallecido Isidoro Álvarez en Barcelona, por Jordi Valls Capell, el hasta ahora director de las tiendas de conveniencia y gasolineras Supercor. Valls estaba en Madrid y lleva años desvinculado de Cataluña, pero es el designado por el nuevo politburó del gigante español de grandes almacenes desde su sede central en la madrileña calle Hermosilla, según ha podido conocer Crónica Global en fuentes conocedoras de esos movimientos.

El asunto ha estallado a partir de un correo electrónico interno de Víctor del Pozo (Madrid, 1966). El director general de Retail y número dos del grupo desde febrero anunciaba textualmente a varios miembros de la organización: “La próxima incorporación de Jordi Valls Capell, hasta ahora director de Supercor, a Cataluña, en dependencia de Josep Miguel Abad, para formarse y ocupar un futuro puesto de director de centro en cualquier punto de la organización”.

Sin embargo, el correo ha sido interpretado en la cúpula barcelonesa y por todos los mandos intermedios como la llegada de un comisario político de Madrid, así como el inicio del proceso de salida de Abad. En definitiva, el fin del modelo y del estilo de Álvarez, que siempre dispensó a su equipo de Cataluña un trato especial. La noticia se produce, además, en el momento en el que Abad ha recobrado notoriedad pública por los actos de homenaje y celebración del 25 aniversario de las olimpiadas barcelonesas y cuando su nombre empieza a sonar como una solución para presidir Fira de Barcelona en el futuro.

El único catalán en Madrid

Fuentes internas de máxima solvencia de la dirección central aseguran que Valls, el nuevo directivo que aterrizará en Barcelona, tiene muy buena sintonía con Del Pozo, el hombre fuerte del nuevo comité ejecutivo. En El Corte Inglés es el único catalán de nivel en Madrid con que cuenta ahora la organización. También dan por hecho que está preparado para impulsar los cambios en los centros y tiendas catalanas.

El Corte Inglés nombro a Josep Miquel Abad (Valladolid, 1946) en diciembre de 2009 como director general para Cataluña, aunque ya hacía tiempo que asesoraba directamente a Isidoro Álvarez sobre el mercado regional. El que fue el máximo ejecutivo encargado de la organización de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 era un alto cargo de la máxima confianza del fallecido Álvarez. También contaba con el absoluto respaldo del núcleo duro directivo de la central de Madrid y de la Fundación Ramón Areces, ahora en manos de Dimas Gimeno, presidente de El Corte Inglés, y de Florencio Lasaga, responsable de la fundación accionista del holding comercial.

Tras el fallecimiento de Isidoro Álvarez y los relevos en la presidencia y dirección, Lasaga impuso a Abad que mantuviera su rutina de trabajo habitual, entre la que se incluían los viajes semanales a Madrid para despachar con él, como hacía antaño con el desaparecido presidente. Abad ejerce la máxima responsabilidad de la compañía en Cataluña gracias los poderes delegados por quienes le ficharon para el cargo. El directivo al que se quiere sustituir llegó a sus funciones tras la jubilación de su antecesor, Ángel Montesinos, el perfil clásico de directivo de la casa: 17 años en el cargo y 45 años en la compañía.

Un ejecutivo prestigioso y discreto

Álvarez solía decir de Abad que lo había sido todo en Cataluña, pero desde la eficiencia, el consenso y la discreción, según explican fuentes próximas al que fuera hombre fuerte de la empresa durante décadas. El de Abad era un perfil querido por Isidoro Álvarez, ya que reunía los valores que caracterizaban una organización que siempre ha destacado por su paternalismo en lo laboral y en la gestión de cuadros directivos.

En realidad, Abad había liderado áreas importantes del Ayuntamiento de Barcelona y de Fira de Barcelona, para alcanzar el éxito en su carrera política como consejero delegado del Comité Organizador Olímpico (COOB 92). En la empresa privada fue José Manuel Lara Bosch, también fallecido, quien le tentó con ocupar la dirección general de estrategia del Grupo Planeta, hasta que Isidoro le reclutó de forma exclusiva para su organización. De hecho, durante un tiempo ejerció de consultor para ambos (fue consejero de participadas como Vueling o Antena 3TV), hasta su nombramiento definitivo para dirigir El Corte Inglés en Cataluña.

¿Quiere hacer un comentario?