Núñez y Navarro se reorganiza para ser todavía más rentable

Cuenta con unos fondos propios de 562 millones

2 min
Oficinas Nuñez y Navarro en Avenida Diagonal en Barcelona
Gonzalo Baratech @GBaratech
07.10.2016 00:00 h.

La inmobiliaria barcelonesa Núñez y Navarro ha fusionado varias sociedades de su entramado, compuesto por más de treinta compañías. Con esta medida, pretende concentrar en una única entidad el mayor volumen de activos posibles. A la vez, simplifica la gestión operativa, financiera y societaria, con la consiguiente poda de costes.

La iniciativa afecta a dos de las principales empresas del grupo. Se trata de Peromoinver y Josel, que poseen 280 y 843 millones de euros en activos, así como 87 y 400 millones en fondos propios, respectivamente, según los balances cerrados el 31 de diciembre de 2015. Se prevé que próximamente otras sociedades de NyN sigan el mismo camino. Tales actuaciones se realizan sin menoscabo del impulso inversor en nuevos proyectos, que este año alcanzan los 45 millones.

Núñez y Navarro es la mayor inmobiliaria de Cataluña no cotizada en bolsa. Figura también entre las pocas de su ramo que ha capeado la brutal crisis del ladrillo apenas sin despeinarse. Sus actividades comprenden la compraventa y arriendo de pisos, despachos, locales y naves industriales, la explotación hotelera y la gestión de aparcamientos.

El balance consolidado del grupo correspondiente a 2015 embalsa unos activos de 1.280 millones y un patrimonio neto de 562 millones, de los que el capital suscrito y desembolsado representa sólo 67.025 euros.

El año pasado, Grupo Núñez y Navarro ingresó 116,6 millones, un 14% más. El alza obedeció sobre todo a la facturación derivada de la venta de inmuebles, que se dobló hasta los 19 millones. La división hotelera aportó 35 millones, los ingresos por arrendamientos, 59 millones. El resto provino de la prestación de servicios.

En cuanto a los resultados, el beneficio consolidado de NyN se disparó hasta los 12,9 millones, frente a los 7,3 millones anteriores. Todo ello, tras destinar casi 21 millones a los fondos de amortización.

¿Quiere hacer un comentario?