Los socios cataríes de El Corte Inglés apuestan por Pizarro como su hombre en la empresa

El expresidente de Endesa e Ibercaja rechazó formar parte de una solución de gestión para el Banco Popular

4 min
Los socios cataríes de El Corte Inglés apuestan por Pizarro como su hombre en la empresa
19.06.2017 00:00 h.

El pasado noviembre el prestigioso headhunter Spencer Stuart presentó una lista corta de candidatos a Reyes Calderón, en su calidad de consejera independiente y presidenta del comité de nombramientos de Banco Popular. El informe estaba compuesto por cinco grandes ejecutivos españoles de todos los tiempos: Emilio Saracho, que acabaría ocupando la presidencia del banco absorbido por el Santander; José Ignacio Goirigolzarri, actual presidente de la pública Bankia y ex número dos de BBVA; Ángel Corcóstegui, uno de los prejubilados de oro del Santander; Juan María Nin, ex número dos de Caixabank y hoy consejero de Société Générale; y Manuel Pizarro, expresidente de Endesa y de Ibercaja.

Pizarro rechazó entrar en la fase final de la lista corta de Spencer Stuart y mantener ningún contacto, ni tan siquiera informal, en el proceso de sustitución de Ángel Ron en la presidencia del Popular. La razón fueron sus compromisos con El Corte Inglés, y en especial su estrecha relación con el jeque catarí Hamad Bin Jassim Al Thani y su núcleo duro inversor en Londres. El hombre de negocios del emirato es el representante de un 10% en el capital del grupo español de grandes almacenes.

Tiempo comprometido

Pizarro ya era conocedor de los planes de Al Thani para El Corte Inglés en referencia a la salida a bolsa en el 2019 y argumentó que tenía todo su tiempo comprometido. Los gestores de los intereses cataríes quieren todo el tiempo posible de Pizarro para darle la vuelta a El Corte Inglés de forma acelerada en los próximos dos años.

Según fuentes londinenses, la paciencia de Al Thani está al limite, ya que acaban de revisar los resultados de 2016 y, para ellos, siguen siendo decepcionantes. El nivel de transformación necesaria es claramente insuficiente y persiste la resistencia a su plan de salida a bolsa, explican. De hecho, Al Thani tuvo que recordar su contrato en el ultimo consejo de administración e imponer el estudio del proceso de oferta pública de venta (OPV) ante una resistencia frontal de las hermanas y accionistas Álvarez Guil y su entorno más directo.

¿Gestión octogenaria?

El ex Endesa está llamado a crear y guiar la nueva comisión de nombramientos y retribuciones, y utilizarla de revulsivo para acelerar la profesionalización de la organización y la dirección. Las mismas fuentes consideran un error la marcha de José Luis Romero Castaño, que ocupaba la dirección general de recursos humanos, con experiencia importante y constatada en restructuraciones, y apuntan al inmovilismo de la vieja guardia --representada en buena parte por consejeros octogenarios--, que frena toda evolución.

Desde la City de Londres, donde se halla el cuartel general de los cataríes, cuesta entender que este tipo de ejecutivos sigan en el día a día de una organización como El Corte Inglés y en un mercado tan dinámico como el comercio y los grandes almacenes, que está sufriendo una disrupción tan intensa.

Visto lo visto en el Popular, Pizarro, Corcóstegui y Goirigolzarri han resultaron ser muy hábiles. Nin, otra vez más, se quedo corto. Sobre Saracho, en el sector aún nadie entiende el por qué de su decisión, ni como ha podido saltar su intervención en la crisis de banco con tan mal resultado.

¿Quiere hacer un comentario?